domingo, 1 de marzo de 2015

Pamukkale y baños de barro




Tomamos un tour que nos llevaría a unos baños de barro y luego a un lugar llamado Pamukkale. 

Los baños de barro se encontraban en un hotel. Consistía en varías piscinas de aguas termales de diferentes temperaturas cada una. La idea era embetunarse con el barro de las piscinas para relajarse y aprovechar los beneficios que trae para la piel. Contábamos con tiempo acotado para bañarnos, en la misma visita el hotel nos proporcionaba con un almuerzo buffet antes de salir a nuestro siguiente destino.



Segunda parada: Pamukkale. Este es un lugar como ningún otro.  Todo blanco, sientes que estás en la nieve, pero no hace frío. Crees que vas a pisar un suelo blando como la nieve, pero está duro como el cemento.

 Antes de entrar te obligan piden que te saques los zapatos, para no deteriorar la superficie. La dureza del piso no dejó de sorprenderme durante toda la visita. Había un juego entre lo que mi mente quería pisar creyendo que era nieve y lo que mi pie estaba pisando. Por toda su superficie corría agua tibia, era muy agradable para caminar.
Resulta que Pamukkale está ubicado en unos nacimientos de aguas termales muy ricos en minerales, cuyos sedimentos  de bicarbonato de calcio han formado este lugar.


Pamukkale significa castillo de algodón, nombre que le viene muy bien.



Antiguamente, en la época Greco-romana se construyó una ciudad llamada Hierapolis. Muchos años después, ya en la época moderna, se construyó un hotel y el camino por donde ahora subimos a pie, era un camino por donde subían los autos. Con todo el tráfico de autos y motos que generaba el hotel, el cal endurecido empezó a perderse y Pamukkale dejó de ser lo que era antes. En la época del hotel, las tinajas de agua que se ven en la foto de arriba eran utilizadas por los turistas. Hoy en día esta sección está cerrada esperando que se recupere. Mientras tanto, están a disposición las piscinas que se ven en las fotos de abajo. Si bien están muy bien hechas y se fusionan perfectamente con el entorno, fueron fabricadas artificialmente a diferencia de las tinajas de la foto de arriba.


Pamukkale fue declarado patrimonio de la humanidad y fue entonces cuando se empezó a proteger el área y el hotel dejó de funcionar, posteriormente llevándolo a su demolición.


En esta agua puedes flotar igual que en el mar muerto en Israel.




En la cima, si bien ya no existe el hotel, ahora existe un centro de baños termales que se llama "Los baños de Cleopatra". Muchos turistas pasan a bañarse allá, pero en mi opinión no vale la pena. Bañarse en las piscinas de afuera es mucho más especial que las otras.


No hay comentarios.: