lunes, 15 de mayo de 2017

Montaña de 7 colores


Se nos ocurrió esta loca idea de ir a la montaña de los 7 colores al día siguiente de nuestro regreso del trekking de 4 días. ¿Por qué digo loco? Porque regresamos a las 8pm y el tour saldría a las 3am del día siguiente, pero había que hacerlo, no vamos a volver a Cusco muy luego.
Así partió nuestra mañana, levantándonos a las 2:30am para salir a las 3am hacia la plaza de armas y esperar a que nos pasen a buscar. Estuvimos esperando un rato frente a la catedral, con algo de frío, hasta que nos pasaron a buscar y caminamos hacia otro punto de encuentro donde nos reuniríamos con más pasajeros y tomaríamos los buses hacia la montaña. El trayecto consta de varias horas en bus hasta un punto donde tomaríamos desayuno y luego otros 10 minutos en auto a donde inicia la caminata.
El camino hasta este punto es un poco peligroso, un camino de ripio de 1 pista con curvas bien pronunciadas y precipicios a los costados. Por suerte íbamos medias dormidas.
El desayuno consistía en pan con mermelada y té. Algo liviano ya que estaríamos ascendiendo hasta los 5200 m.s.n.m.

Comenzó la caminata de unos 15 o 20 minutos de buena subida hasta la primera parada. En realidad la subida no es tanta, pero estando a tanta altura se siente muy pesado. 
La primera parada estaba ubicada en un pequeño punto donde se encontraban decenas de caballos. Estos caballos estaban ahí para ser contratados por los turistas con mal estado físico o muy cansados, como nosotras. Por 50 soles ida o 70 soles ida y vuelta, podíamos montar un caballo casi hasta la montaña de 7 colores. No lo pensamos dos veces y contratamos un caballo para cada una, estabamos demasiado cansadas por la falta de sueño y el trekking anterior.


Cada caballo iba con su propio guía, personas de las diferentes comunidades que viven en el sector. Tienen un estado físico impresionante, iban apurando al caballo todo el tiempo. Mi guía se llamaba Yoel y su caballo Tornado.
El trayecto hacia la montaña de 7 colores es hermoso, grandes montañas con diferentes colores y vegetación. También es posible ver muchas llamas pastando en el camino.
En algunos sectores de la caminata, es necesario bajarse del caballo y hacerlos a pie al ser muy empinados para los caballos. Fueron unas 3 o 4 oportunidades que nos tocó bajarnos del caballo y en cada oportunidad agradecíamos haber tomado la decisión de haber ido en caballo porque quedábamos muy cansadas. Nos llamaba la atención del poco énfasis que le hacen las agencias de turismo a la dificultad de esta caminata o más bien la exigencia física debido al poco oxígeno.

A la altura que nos encontrábamos, el clima es muy cambiante por lo que puede tocar mucho sol y lluvia en la misma mañana, hay que ir preparados. Hay pequeños puestos donde venden agua y algunos snacks en el camino, lo que no hace necesario llevar mucha agua desde el principio y así se aliviana el peso de la mochila. También hay letrinas cada 1 hora de caminata más o menos.


Llegando a la montaña, el trayecto final se debía hacer a pie, el ascenso a un cerro frente a la montaña de 7 colores ya que a esta no se puede acceder de otra forma que de a pie por la cantidad de gente y por lo empinado que es. Con el cansancio y poco oxígeno que teníamos lo hicimos bien bien lento, logramos llegar a la cumbre para tomarnos la tan añorada foto con la montaña. La montaña de 7 colores, tiene franjas de diferentes minerales lo que le da estas diferentes tonalidades haciéndose llamar también la montaña arco iris. Es solo una única montaña que tiene esta propiedad de las franjas de colores, pero el resto del paisaje es igualmente increíble pudiendo ver incluso grandes glaciares.
Nos comentaron que existen dos montañas más con este efecto en otros dos países del mundo, Argentina y China.


Solo te dan 30 minutos para estar en la cumbre y comenzar el descenso, y si te demoraste en llegar puede ser menos. La cumbre está llena de turistas, por lo que deben aprovechar todo momento que encuentren para tomar una buena foto.

Comienza el descenso y nuevamente estamos agradecidas de tener un caballo. Mis rodillas ya no daban más. Incluso en los pequeños trayectos a pie los tenía que hacer muy lentos. Llegué abajo con un dolor de cabeza y de guata que me estaba matando, la altura me estaba afectando más de lo que esperaba y aún nos quedaban 3 horas por un camino lleno de curvas, pero antes nos tocaría almorzar. En el mismo lugar donde nos dieron desayuno, nos sirvieron sopa de sémola y verduras de entrada y luego pollo salteado (pollo, pimentón, zanahorias, papas fritas y otras verduras), arroz y un poco de ensalada de coliflor, brocoli, pepino y tomate. Muy bueno.


Cerca de las 7pm estábamos de regreso en Cusco, listas para un merecido descanso.



El tour nos costó 60 soles por persona (casi 20usd). No incluía la entrada a la montaña de 10 soles por persona, ni el arriendo de bastones en caso necesiten (muy útiles si hacen todo el trayecto caminando), si incluía el desayuno y el almuerzo. 


domingo, 14 de mayo de 2017

Machu Picchu


De la salinera de Maras nos llevaron a Ollantaytambo, de donde tomaríamos un tren que nos llevaría a Aguas Calientes. El tren es muy cómodo y tiene techo de vidrio lo que te permite tener una gran vista durante todo el trayecto. Llegamos en la noche a Aguas Calientes, donde fuimos directo al hotel a dormir porque saldríamos temprano a nuestra última actividad. En la mañana bien temprano tomamos un bus para subir a Machu Picchu. Los buses funcionan first come, first serve, así que hay que llegar temprano para no quedan últimos en la cola.

Es posible subir a Machu Picchu a pie si quieren, el trayecto es hermoso, pero creo que el bus es muy buena opción, sobre todo si vienen de 3 días de caminata. 


Como llegamos temprano pudimos hacer una larga sesión de fotos con las ruinas prácticamente sin gente. Un agrado. Luego de unas 2 horas ya estaba todo poblado.






Además de pasear por las runas y escuchar la historia de la gente que se cree que vivió acá, es posible realizar una actividad adicional que es subir a la montaña Waynapicchu. La montaña alta que se ve en la primera foto. Para esto hay que pagar adicional y antes de visitar las ruinas porque tienen cupo limitado y te agendan con horarios para subir.

La ruta es bien empinada y el camino bien angosto, a ratos crees que no lo vas a lograr, pero nos demoramos menos de 1 hora en llegar a la cima, muy dignas.



Tuvimos la mala suerte que nos tocó un día muy nublado y podiamos ver las ruinas desde lo alto en ventanas muy cortas de tiempo. De todas maneras, la vista que entrega esta montaña de Machupicchu es increíble y recomiendo que suban si tienen el tiempo y el físico.


sábado, 13 de mayo de 2017

Salineras de Maras


Luego de almorzar, nuestro tercer día de trekking terminaría con un viaje a las salineras de maras. Ubicadas en el valle Urumbamba, las salineras de maras son famosas por producir la sal rosada que se vende a muy alto precio alrededor del mundo,

Son formadas por cientos de tinajas con agua salina subterranea a la espera de que se sequen y recolectar la sal, llegando a cerca de 3.000 unidades. Nos comentan que cada tinaja le pertenece a una familia del lugar y cada vez que hay nuevos matrimonios reciben una nueva tinaja. Con esto ayudan a la economía de cada familia.


Por supuesto dentro del lugar y a sus alrededores venden varios tipos de sal. Rosada y blanca, para la parrilla y para la ensalada. Los precios los encontramos bastante decentes, pero hay diferencias entre un puesto y otro, por lo que no está de más preguntar en varios lugares antes de comprar.



viernes, 12 de mayo de 2017

Trekking por Lares - los primeros 3 días.


Contratamos una agencia para realizar un trekking por 4 días: Alpaca expeditions. 3 días de caminata por los valles de Lares y el último día a Machu Picchu.

Empezó nuestro día levantándonos a las 4 de la mañana, para salir poco antes de las 5 y viajar en auto hacia un pueblito llamado Calca. Ahí pasaríamos a un mercado a comprar algunas verduras, así como también algunos regalos para llevar a las familias de los pueblos que pasaríamos en el camino, y algunos regalos para los niños. Nos recomendaron comprar zanahorias, hojas de coca, cuadernos y lápices para los niños.


Seguimos nuestro camino para hacer una parada por algunas horas en las termas de Lares, para posteriormente tomar desayuno ahí mismo. Hacía mucho frío afuera, el agua termal nos vino perfecto. El desayuno que nos esperaba nos dejó con la boca abierta. Llevaron una mesa armable, nos cocinaron panqueques, comimos frutas y otras cosas.



Seguimos después de nuestro desayuno a donde comenzaría nuestro trekking. En el camino nos dieron la bienvenida varias alpacas y burros, no perdimos la oportunidad de bajarnos y tomarnos fotos. 

Comienza el trekking



Nos esperaban 3 días de caminata de entre 6 a 8 hrs. Los primeros minutos fueron los más duros, nuestro primer ejercicio físico desde que llegamos a Cusco. No habíamos caminado ni 5 minutos y nuestros pulmones ya no daban más. Con el tiempo nos fuimos acostumbrando un poco, pero sin duda la falta de oxígeno nos exigía mucho más de lo normal. Nos preguntábamos cómo íbamos a durar 3 días de estas caminatas, pero luego uno se da cuenta que no es tan terrible.


Pasadas algunas horas de caminata llegamos a donde nos esperarían con nuestro almuerzo. ¡Wow! nada de comer sentados en el pasto. Nos esperaban con una carpa, con la mesa plegable del desayuno y sillas. Superaba mis expectativas. Después de almorzar empezó a lloviznar, luego nos dimos cuenta que siempre a la hora de almuerzo bajaban las nubes y nos llovía un poco. La ropa impermeable era necesaria para pasar un buen rato: buenos zapatos, pantalones impermeables, chaqueta, un gorro y guantes.

Los paisajes eran cada vez más espectaculares. Mucho verde y hermosas montañas. Solo éramos nosotros y la naturaleza. Prácticamente no vimos a nadie más en el camino además de la gente de las aldeas. Los paisajes me hicieron sentir como en una película irlandesa o escosesa con el pasto verde y los muros de piedra. Realmente muy lindo de ver.


En nuestro camino encontramos muchos cultivos de papas. Lo que llamaba la atención era que la forma en la que estaban distribuidos, pero esto era producto de la calidad de la tierra que tienen. Existe mucha roca y no se puede plantar en cualquier parte.



De vez en cuando, en el camino también nos encontrábamos con niños caminando grandes distancias para ir a sus escuelas o para regresar a sus casas. Otros nos miraban estupefactos como los extranjeros que éramos. Siempre muy agradecidos por las golosinas o frutas que les pasábamos.


Estábamos impresionadas por la atención que nos entregaban, realmente no esperábamos algo así. En el campamento nos armaron guateros con agua caliente y además sobre nuestros sacos de dormir teníamos otra frazada más. Dormimos como nunca. En la mañana nos despertaban con un te de coca y con unas bateas con agua para que nos lavemos la cara y las manos. Mientras nos arreglábamos y vestíamos, prepararían un contundénte desayuno.



Las 7 cascadas no las pudimos ver en un principio cuando ibamos de camino debido a toda la neblina que había. Fue la mañana siguiente cuando nos escapamos temprano para caminar una media hora e ir a ver lo que nos habíamos perdido. Valió la pena regresar.


A la distancia divisamos una chinchilla. Si se fijan bien en la foto está al costado derecho de la roca.




Cancha cancha fue el último pueblo que visitamos. Era el más armado que vimos, con varias casas, muchas plantaciones. Fue donde nos invitaron a pasar a una de las casas tradicionales del lugar, hechas con piedras y barro. Dentro de ellas tenían una fogata para mantenerse caliente, cocinar y secar su ropa mojada por la lluvia. El aire que se respira es muy tóxico por todo el humo de la fogata, pero ellos ya están acostumbrados. La familia estaba compuesta por 4 personas, sólo tenían una cama hecha con ramas y acolchada con piel de alpaca o de llamas. Abajo de la cama había un grupo considerable de chinchillas. Las chinchillas tienen varios "usos" en su cultura, pueden cocinar una para un evento especial, cómo también el shaman del puedo los puede usar para eliminar enfermedades.






miércoles, 10 de mayo de 2017

Cuzco



Tomamos el avión hacia Cuzco, 80 minutos de duración desde Lima. La vista desde el avión es completamente diferente a lo que ves al llegar a la capital de Perú, un valle verde con muchas casitas coloniales versus mucha tierra rojiza.


Cuzco es una ciudad que vive principalmente del turismo gracias a su cercanía a las ruinas de Machu Picchu. Hay que planificar bien antes de venir para acá ya que Cuzco se encuentra a 3400 msnm  y es muy frecuente tener mal de altura. Se recomienda que el primer día no se haga nada de ejercicio físico, llegar al hotel y hostal a descansar y tomar té de coca, un té de hierbas hecho de hojas de la planta de coca, que por lo general te proveen en el mismo alojamiento. Si se planea hacer actividad física como un trekking, al menos 3 días es recomendado aclimatarse antes de salir. Comer comidas livianas y ojalá no beber alcohol.



Nuestro plan en la semana que pasaríamos en Cuzco es realizar un trekking por los valles de Lares de 4 días el cual termina el último día en Machu Picchu, hacer un tour a la montaña de siete colores y un tour por la ciudad.



Los tours por la ciudad, así como a los otros lugares te los ofrecen tanto en la calle como en oficinas de agencias más formales. Hay que tener cuidado con lo que te ofrecen en la calle ya que los vehículos pueden no ser muy buenos, te pueden ofrecer cosas que no vas a tener después o simplemente puede ser una estafa. A su vez, en las agencias con oficinas te pueden cobrar mucho más que en la calle y entregarte el mismo servicio. Pidan ver fotos y revisen bien TripAdvisor.


Mi primer y segundo día en Cuzco no lo pasé nada de bien. La altura o algo que comí en Lima me cayó muy mal, con fiebre y dolor de todo el cuerpo. Ya venía con mucha precaución en vista que la última vez que fuí me desmayé en la mitad de la calle. Esta vez no me desmayé, pero fui un trapo por casi 3 días. Lo bueno es que allá te venden antibióticos sin la necesidad de una receta médica y no fue dificil conseguir los remedios que necesitaba para sentirme mejor.

Fuimos al mercado de San Pedro que quedaba a una cuadra de nuestro hostal, Cusco Bed and Breakfast (muy recomendado por ubicación, precio y calidad). El mercado es un gran galpón con muchos puestos uno al lado de otro con lo que quieras comprar: carne, frutas, chocolates, pan, tamales, ropa, etc. Cosas raras como cabezas de cerdo, ranas, lechón asado también se pueden encontrar aquí. Vayan temprano para ver las mejores cosas, si solo planean mirar y no comprar no demorarán más de 1 hora en recorrerlo.


El tercer día en la ciudad, ya algo más repuesta, tomamos un tour por la ciudad en un bus de dos pisos. Lo contratamos en la calle, no recuerdo cuánto pagamos, pero fue algo menos que en la agencia. Nos nombraron unas 7 cosas que visitaríamos o veríamos, nosotros pudimos contar solo 5 de las que realmente logramos ver, el resto fue un engaño.

El comenzaba con una caminata por la ciudad, aprendimos sobre la plaza principal, la catedral e iglesias de su alrededor


Luego tomamos un bus de dos pisos, sin techo para ir a las partes más altas de Cuzco y ver la ciudad desde lo alto, así como también ver unas ruinas desde afuera y pasar por un refugio de animales que para mi fue la mejor parte del tour. El Santuario Animal de Cochahuasi rescata animales, los rehabilita y luego los devuelve a la naturaleza. De lo más rescatable pudimos ver un oso de anteojos, varios cóndores, una pareja de Guacamayos azules, unos perros peruanos y unas alpacas y llamas por supuesto. 



El santuario además contaba con una demostración de telar y teñido tradicional.


Durante el recorrido en auto nos hicieron notar que muchas de las casas tenían una pareja de toros en el techo, estos son llamados "Torito de Pucará",  "un símbolo totémico conocido como qonopas (quechua) y/o Illas (aymara) que se usa en los rituales andinos. La representación simbólica en su iconografía artísticamente acabados tienen valor estético y espiritual: El color blanco del toro simboliza pureza y protección (pareja); el color negro el ego, defectos psicológicos; la chicha (agua) y/o vino que está dentro como fuente de vida relacionado con la transmutación del factor nacer, fecundación." Wikipedia


El trekking de Lares y la visita a la montaña de 7 colores quedará en otra entrada.