jueves, 25 de febrero de 2016

Buceando con Tiburones - día 2


Tuvimos la loca idea de agendar un buceo con tiburones muy cerca del famoso sector del León Dormido o Kicker Rock. En un inicio sonaba muy entretenido y estaba muy emocionada de haberlo agendado, lo consideraba como mi primer buceo "de verdad", pero en la noche anterior empecé a pensar que tal vez no era la mejor idea y me empezó a dar un poco de susto... pero ya estaba pagado y agendado así que no había vuelva atrás!

Nos levantamos a primera hora y fuimos al centro de buceo, la salida era a las 8:45am. A un módico valor de $150usd p.p. las dos inmersiones estaríamos toda la mañana ocupados viendo la vida submarina.

Considerando que mi única experiencia buceando era en Quintay, en el frío mar chileno, con solo un par de metros de visibilidad cualquier buceo en un mar más cálido podía superar la experiencia, pero esto fue lejos, lejos, más allá de lo que pude haber imaginado.

Buceando con una pequeña tortuga a mi lado
La primera inmersión tuvo una profundidad máxima de 22 metros y duró aproximadamente 25 minutos. Este tiempo lo da básicamente el aire de los tanques, al primero del grupo que llegue al límite de los 50 bar de presión se inicia el ascenso, al yo tener poca y nada de experiencia buceando consumía el aire mucho más rápido que el resto, nadando con los brazos produciendo que me cansara y consumiera el airea más rápido, entre otras cosas obviamente.

 Logramos ver un par de tiburones y tortugas marinas. Tiburones de punta blanca, inofensivos para el hombre. Solo vimos un par y muy lejos, nada que nos causara miedo. Además nos decían que los tipos de tiburones que andan por este sector son muy miedosos y arrancan de los humanos.



La segunda inmersión fue de una profundidad máxima de 24 metros, duró aproximadamente 30 minutos. Increíble, ocurrió algo inesperado: fuimos rodeados por una gran escuela de peces. Increíble. Estábamos buceando y de repente se sintió como una nube pasaba sobre nuestras cabezas y bajaba la luminosidad de nuestro entorno, cuando giramos un poco y vemos a este gran grupo de peces nadando al rededor de nosotros. Lejos la mejor experiencia del viaje.


Rodeados por peces

Terminando nuestro buceo volvimos a San Cristobal donde debíamos prepararnos para tomar una lancha a la isla de Santa Cruz la cual quedaba a 2 horas aproximadamente y costaba $30usd por persona. Esto lo reservamos directamente en el hostal antes de salir a bucear.

domingo, 21 de febrero de 2016

Las hermosas islas Galápagos - día 1


A finales de Noviembre del 2014 realizamos este hermoso y entretenido viaje a las islas Galápagos, a 1000 km de la costa de Ecuador.

Llegamos al aeropuerto de San Cristobal, se paga un impuesto de 10USD en el aeropuerto y otros $100 de entrada al parque (conjunto de islas). El aeropuerto era un simple galpón con 4 cubículos para realizar el pago. Luego de que todos pagaron, esperamos unos minutos y nos dejaron pasar al costado del galpón donde estaban todas las maletas y uno pasaba a buscar la de uno.

El plan no estaba completamente definido, por lo que no contábamos con alojamiento y esperábamos buscar algo al llegar. En el mismo aeropuerto nos topamos con una persona que iba a buscar a otros pasajeros y nos ofreció llevarnos a la ciudad. Nos subimos a la camioneta y llegamos al poco rato al hostal Estación del viajero, a un valor de $25usd la noche por persona, incluía agua caliente, aire acondicionado y wifi. Estaba perfecto.

Fuimos a pasear al centro de la ciudad y a hacer snorkel a la playa punta Carola a unos pocos minutos caminando. Habían muchos lobos marinos, grandes y chicos. Teníamos la playa para nosotros prácticamente. El inicio de la playa era un poco rocoso y no venía mal entrar con chalas o hacerlo bien lento para no lastimarse. Empezamos el snorkel y a los pocos minutos tuvimos una grata sorpresa: una tortuga marina!!  ¡Qué increíble! ¡A seguirla!  y empezamos a nadar con todas nuestras fuerzas para seguir a la tortuga. Impresionante lo rápido que nadan, a simple vista pareciera que les costaría o que no andarían muy rápido, pero son treméndamente ágiles. Tuvimos la suerte de divisar a dos. Me encantó.


Corrimos de regreso ya que habíamos agendado un "tour" a la parte alta de la isla. Este tour consistía en pagarle a un taxi para que nos llevara. Inicialmente nos estaban cobrando 60usd por 3hrs, logramos bajarlo a 50. Nos llevaron a una reserva de tortugas de tierra, tortugas gigantes. Esas si se mueven muy lentamente, pero estaban despiertas al menos e interactuaban con su entorno: se bañaban, comían algunas ramas y caminaban un poco. También tenían pequeñas tortugas protegidas para que su entorno no las mate. Aves y hormigas son los peores enemigos de estos animalitos.
Terminando ahí tuvimos un intento fallido de ir a un mirador para ver un crater, lamentablemente la neblina estaba muy gruesa, por lo que nos llevaron a una playa como alternativa.



Llegamos al mirador Puerto Chino, éste estaba sobre una playa con arena tremendamente blanca. Podíamos encontrar muchos lobos marinos tirados sobre la arena descansando. No había nadie más que nosotros, los lobos marinos y unos cangrejos


miércoles, 17 de febrero de 2016

San Francisco y alrededores


San Francisco
Antes de llegar a San Francisco hicimos una visita por Silicon Valley, no estuvimos más de 2 o 3 horas dando vueltas. Nos topamos con Ebay, Yahoo, y Google. A este último entramos a ver el campus. 


Pudimos encontrar bicicletas con los colores corporativos, canchas de volleyball playa con gente jugando en plena mañana, carritos de comida, una tienda con merchandise de Google para las visitas y un patio con esculturas de las diferentes versiones de Android.

Tratamos de entrara para ver como eran las oficinas, pero no existen visitas guiadas, solo si conoces a alguien que trabaje ahí puedes pedir que te paseen.


Luego seguimos a San Francisco, fuimos al clásico Fisherman’s Wharf y al Pier 39, un muelle conocido por tener muchos puestos de comida y algo de entretención. Encontramos una tienda de galletas Mrs. Fields que se nos hacía agua la boca probar, pero nos aguantamos. Ahí nos metimos a jugar un juego de aventura en 7D. ¿7D? Dirán ustedes. Y así es. Te dan lentes 3D, las sillas se mueven, te tiran agua y aire, y te dan una pistola para que dispares las cosas que salen de la pantalla. Al final del juego te dan tu puntaje. Bien entretenido.

La isla de Alcatraz



Nos sacamos la clásica foto con la isla de Alcatráz en el fondo, una foto con los lobos marinos y luego seguimos nuestro recorrido por la ciudad. Fuimos a la famosa calle en Zig-Zag, que está plagada de gente tomándose foto, no entiendo bien porqué, porque no se aprecia la calle desde arriba, pero en fin, también nos sacamos una foto y luego bajamos la calle en auto. Seguimos al famoso puente de San Francisco, el Golden Gate Bridge, el cual es de tono rojizo, no dorado.  Lo cruzamos y fuimos al mirador. Por supuesto no es posible ir hasta el mirador y volver sin pagar el peaje que cobran, por suerte esto se puede pagar online y ahorrarte una gran multa.


Luego seguimos a Stanford a ver a mi amiga Ryoko quien estaba estudiando allá. Lamentablemente a la hora que llegamos estaba casi todo el campus cerrado por lo que no pudimos ver mucho, pero de todas formas hicimos un pequeño recorrido en auto. Continuamos la visita en Palo Alto donde fuimos a una calle con muchos restaurantes y para mi felicidad terminamos en The Cheesecake Factory, uno de mis restaurantes favoritos. La guinda de la torta.

En Stanford
Con esto finalizó el viaje, era hora de seguir a Los Angeles para tomar el vuelo de regreso a Miami, para posteriormente tomar el vuelo de regreso a Chile. En miami tuve que arrendar un auto ya que llegaba a un aeropuerto que quedaba un poco lejos de Miami Beach, Fort Lauderdale Airport, en Miami Beach alojaría en el mismo hostal donde me quedé cuando llegué (aunque estacionar en Miami Beach es muy complicado y perdí más de media hora buscando donde dejar el auto que no tuviera restricción para residentes y de horario). Y luego en la mañana siguiente seguir a Miami’s International Airport, donde me tocó correr un montón ya que no contaba con que no existiesen bombas de bencina cerca y tuve que alejarme un montón (además de perderme un poco) para lograr llenar el estanque y devolver el auto. Pero qué serían los viajes sin estos desafíos.


Quiero volver. 

sábado, 13 de febrero de 2016

Arizona y Antelope Canyon

Arizona
Iniciamos viaje a nuestro próximo destino: Page, un pueblo que nadie conoce y que es destino común para aquellos turistas que desean visitar el Antelope Canyon, un cañón pequeño, pero conocido por sus colores anaranjados y textura especial que se da con la luz del sol.


Page está a unas 4 horas de Las Vegas, por lo que nos tocaba un buen viaje bajo 43ºC de calor. Para visitar el cañón hay que pedir hora e ir con un guía y en grupos, por lo que teníamos una meta que cumplir. Debíamos cruzar Nevada hasta Arizona, es decir desierto y más desierto. Sin embargo el camino me gustó bastante, pensé que sería como andar en el norte de Chile donde en muchas partes es simplemente una planicie seca o montañas secas a lo lejos. Aquí teníamos montañas a nuestros costados y cada cierto tiempo también veíamos unos lagos (artificiales o no, no lo sé). Incluso pasamos por una represa de agua muy grande.

 
Las montañas eran especiales ya que no crecían paulatinamente hacia arriba, si no que hacían un ángulo de casi 90 grados con el piso, parecía que crecían perpendicularmente al suelo. Con colores rojizos de diferentes tonalidades, las montañas armaban un muy lindo paisaje. En muchas ocasiones se veían como los paisajes que uno ve en las películas americanas del viejo oeste.


Llegamos a Page y fuimos a la agencia que nos llevaría al Antelope Canyon, ahí pagamos nuestro ticket (solo teníamos la reserva) y nos fuimos a almorzar a un Subway que estaba cruzando la calle.
Al volver nos encontramos con un indio nativo, o una persona con ascendencia indígenas americanos (si se le puede llamar así), haciendo un pequeño show de un baile tradicional que hacía su pueblo. Este baile consistía en ir armando figuras con diferentes número de aros que se iban sumando de a poco al baile. Es un baile conceptual, donde cada figura representa algo y se hace honor a ello. Contaba que toma mucho tiempo perfeccionar la técnica y que él era uno de los mejores, y que a través de este baile y éstas demostraciones que el hace recauda fondos para pagarse los estudios.
La verdad es que lo hacía bastante bien y no se veía nada de fácil.


Llegando la hora para empezar el tour, subimos a unas camionetas que nos llevarían al cañon que estaba a unos 30 minutos del pueblo. Una vez ahí, nos recibiría un guía quien nos llevaría por el cañon contándonos un poco de la historia del lugar y de los indígenas, así como también mostrándonos diferentes figuras que se arman con la forma de las paredes y de la luz para que les sacáramos fotos.


El tour por el cañon es netamente fotográfico, es un tour que dura 1 hora aproximadamente, y caminas lentamente por el cañón tomando fotos donde el guía te recomienda que la luz da un lindo efecto. Por un tema de tiempo, nosotros sólo pudimos tomar el tour de la tarde, por lo que para el final del tour ya había muy poca luz y las fotos ya no salían tan buenas. Es posible que en otro mes del año este tour de la tarde sea mejor, en Septiembre hay que aprovechar de tomar las fotos buenas al principio. De todas maneras me da la idea que el tour de la mañana es mucho mejor.


Comienzas la caminata por una entrada que se ve increíble, unas paredes irregulares con una textura horizontal de diferentes tonalidades de rojos y anaranjados. Las paredes deben tener unos 8 a 10 metros de altura y los pasillos son bien angostos en la mayoría de los sectores. El hecho que en algunos lugares el pasillo sea angosto le da un toque especial al permitir que las irregularidades de las paredes se superpongan y den un efecto visual bien interesante.


Son varios grupos que van juntos por el cañón, debido a esto, no te puedes tomar todo el tiempo que quieres en tomar una buena foto porque te empiezan a apurar. Llevar un trípode sería buena idea al ser fotos de baja luz, lamentablemente yo no contaba con uno, por lo que me tuve que confiar de mi pulso y aguantar la respiración en cada foto.

Los colores anaranjados de las paredes, más las texturas horizontales y las formas irregulares que se van formando en todo el camino son espectaculares. Es una lástima que la visita tenga que ser tan corta. 


Al finalizar el tour nos subimos a la camioneta de regreso al pueblo, llegando nos saludó un rico olor a asado. Había un lugar típico con unas parrillas industriales haciendo un barbeque exquisito. Y si eso fuera poco, teníamos música country en vivo. Nos sentamos en una de las mesas compartidas que teníamos y pedimos nuestra comida. Les recomiendo este lugar 100%. Me encantó.



Y como no había mucho más que hacer en este lugar, no que supiéramos al menos, iniciamos nuestro camino de regreso. Otras 4 horas para alojar cerca de Las Vegas y luego seguir a San Francisco. 

martes, 9 de febrero de 2016

Las Vegas


Camino a Las Vegas nos encontramos con una tienda impresionante: Bass Pro Shop. Una gran tienda de todo tipo de cosas outdoors. Vale la pena visitar la tienda solo para ver la ambientación del lugar. Decenas de pieles y cabezas de animales, pilares estructurales que parecían troncos de árboles, un gran acuario, entre otras cosas. De las cosas para comprar tenían mucha variedad de ropa, una sección entera dedicada a la pesca, otra sección entera dedicada a la caza, una sección entera dedicada a cuchillos y armas. Era impresionante. Después descubrimos, que como buena tienda americana, era parte de una cadena y tienen tiendas en varias ciudades más, cada una con su propio toque, pero todas igualmente decoradas. Por ejemplo, otra de las tiendas a las que pasamos tenía un área de entrenamiento de tiro al blanco con pistola.

Llegamos bien tarde a Las Vegas y nos costó muchísimo encontrar alojamiento. No nos interesada alojar en un hotel de lujo, buscábamos algo de bajo costo y que quedara cerca de la calle principal de Las Vegas en vista que es muy difícil estacionar por ahí. Logramos encontrar un Travelodge motel por $50usd la noche, estaba perfecto. Lo que se les olvidó mencionar a la recepcionista era que la noche siguiente nos costaría $118usd al ser noche de un viernes. Son detalles que a uno siempre se le olvida considerar.

La primera mañana en Las Vegas fuimos a desayunar al iHop, un restaurant famoso por sus hotcakes (unos panqueques gorditos). Quedamos impresionados por los desayunos que se pedían las mesas al rededor nuestro: unas bandejas de huevo revuelto gigantescas y no las compartían. En casi todas las mesas dejaban más de la mitad de sus porciones. Yo me pedí media porción de hotcakes de cheesecake con frutillas (es decir venían 2 hot cakes en vez de 4) y quedé más que bien. Lo mejor es que cobraron 50% del plato, a diferencia de muchos lugares que te cobran un poco más del 50% aunque pidas sólo la mitad. 

Luego de desayunar fuimos a visitar la famosa tienda de empeños del programa Pawn Stars del History Channel. Hay que hacer una cola no menor para entrar, no cobran entrada, pero hay demasiada gente por lo que se debe hacer por turnos. Si tienes suerte puede ver a alguno de los protagonistas del programa en la tienda, pero no fue nuestro caso. Dimos una vuelta por las vitrinas y sacamos una foto. No íbamos con intensiones de comprar, aunque tenían cosas bien entretenidas.

Paseamos por la calle principal de Las Vegas, estuvimos en paris, en nueva york, en la pequeña italia, el palacio del cesar y en varios lugares más. Entramos a la tienda de Hersheys y tenían una escultura de la estatua de la libertad hecha de chocolate. La escultura debía tener unos 2 metros por lo menos, bien impresionante.

Entramos también a un par de casinos, pero las apuestas iniciales eran muy altas por lo que jugamos muy poco. Para eso era mejor parar en un casino de las afueras de la ciudad, aquellos operados por las reservas indígenas, si bien no tienen la ambientación que tienen los casinos de Las Vegas, son casinos como cualquier otros con apuestas mínimas mucho más bajas lo que te permite disfrutar y pasarlo bien un buen rato sin perder mucha plata.

En la noche fuimos a ver los juegos de agua y luces frente al hotel Bellagio y la explosión del volcán y espectáculo de fuego frente al hotel The Mirage. 




Al día siguiente ya debíamos partir rumbo a nuestro próximo destino, pero antes hicimos una parada en el taller de Rick’s Restorations, también de un programa famoso de la tele, donde restauran artefactos viejos como refrigeradores, toca discos, etc.  

miércoles, 3 de febrero de 2016

Los Ángeles y Santa Mónica


El viaje luego siguió a California, primera parada Los Angeles. Un pequeño paseo por Hollywood es infaltable. Museos como el Madame Tusseaud’s Wax Museum, el museo del increíble mundo de Ripley creálo o no,  y el museo de records guiness no se pueden perder. Así como también una foto con las letras de Hollywood en el fondo. Caminar por el paseo de las estrellas y ver tantos nombres de artistas famosos así como también bloques de concreto con las manos, pies y firmas de famosos frente al teatro Chino. Y por último una que otra foto con los dobles de artistas famosos que se pueden encontrar en las calles. 



Arrendamos un auto lo que nos permitió movernos con facilidad  Por lo que terminada nuestra corta visita por Los Ángeles nos fuimos a Santa Mónica a ver el famoso muelle: muchos juegos, restaurantes y lobos marinos. 



En Santa Mónica solo estuvimos un rato en la playa y vitrineamos algunas calles. Es bueno saber que  relativamente cerca del muelle hay un boulevard con muchas tiendas y hay un estacionamiento que las primeras horas no te cobran, es mucho más conveniente que estacionar en el estacionamiento de la playa donde estás a todo sol y es carísimo.