lunes, 25 de agosto de 2014

Viajando de Grecia a Turquía: Santorini-Kos-Bodrum-Kusadasi


Para seguir a nuestro destino que era Turquía teníamos dos opciones: volver a Atenas y tomar un vuelo o seguir en ferry hasta Kos. La primera opción era más cara y demorosa, volver a Atenas desde Santorini que demora muchas horas y todo lo que implica tomar un vuelo. La segunda opción mantenía el flujo del viaje, pero se corría un pequeño riesgo de días y horarios de funcionamiento de los ferries debido a la temporada baja.  Teníamos que tomar un ferry en la noche para llegar en la madrugada a esta nueva isla.

Nos aventuramos con la segunda opción, además de ser más económica nos permitía conocer un poco más. La ruta era Santorini - Kos - Bodrum. El ticket a Bodrum lo teníamos que comprar en Kos, por lo que íbamos a la suerte de la olla dado que no sabíamos los horarios de funcionamiento. Llegamos bien temprano a Kos, los puestos para comprar tickets a Bodrum aun no abrían y nos dijeron que posiblemente no todos abrieran. Eramos un grupo de 6 y no había mucha gente, lo que aprovechamos para negociar un poco el precio y ahorrar algunos Euros.

El viaje de Kos a Bodrum era corto y fuimos en una lancha grande/ferry chico. Bodrum ya es territorio Turco, lo que implicaba pasar por policía internacional al llegar. Eso demoró un poco más la entrada, pero dentro de todo fue bastante expedito, había poca gente y los policías fueron muy amables con nosotros. En Bodrum salimos a recorrer antes de seguir a nuestro próximo destino: Kusadasi, donde nos encontraríamos con la Ale. Bodrum es un puerto/balneario bastante conocido y dentro de las cosas que se pueden visitar son unas ruinas y mausoleos. Nosotros alcanzamos a pasar a las ruinas que correspondían al castillo de San Pedro, muy bien restaurado y conservado, fue construido en el sigo XV.
Habiendo comido y paseado un poco, tomamos un bus a Kusadasi, a unas 3 horas de Bodrum.

Fue un día con muchos viajes.

sábado, 23 de agosto de 2014

Santorini


Santorini, la isla Griega más famosa debido a su conjunto de construcciones de color blanco a los costados de la isla y característicos techos azules.

Fue la isla con más gente en la que estuvimos, aquí no se notaba tanto la temporada baja. Nos quedamos en un hostal fuera del centro, pero al lado de la playa. Las playas tenían poca gente, ya no hacía tanto calor por lo que la mayoría de la gente se iba a pasear al centro. Me gustó mucho el centro, puedes caminar mucho tiempo por sus pasillos estrechos, subiendo y bajando las interminables escaleras sin aburrirte. En cada lugar que te detienes cuentas con una vista increíble para admirar y tomar fotos. El color blanco del lugar da una sensación de paz y tranquilidad muy relajante.




Si lo puedo llamar así, la punta de la isla fue de los lugares más lindos que admiramos. Encontramos un mirador desde donde podíamos apreciar este cúmulo de casas blancas, y que junto con un par de molinos de viento le daban un toque muy especial.

El atardecer en Santorini

Se pueden encontrar varias iglesias en esta isla

Burros subiendo las escaleras de Santorini. Los utlizan mucho para transportar las maletas y carga de los turistas.


Tomando un rico desayuno a orillas de la playa: waffle con fruta y salsa de chocolate
A las orillas de la playa se pueden encontrar variados pubs y restaurantes. Fuimos a uno en particular donde había música en vivo, muy agradable, fue una noche relajada.


sábado, 16 de agosto de 2014

Ios

Vista desde el Ios Resort 

Llegamos a la isla de Ios donde nos fue a buscar Mike, el dueño del hotel donde nos íbamos a quedar. Era un hombre muy musculoso, tomaba nuestras mochilas como si nada, quedamos todos con la boca abierta, era como Hercules. Llegamos al hotel: Ios Resort donde nos estaba esperando un perro gigante, un pastor alemán que parecía un oso. Era el perro de Mike, Tyson. encontramos genial el nombre en combinación con el de su dueño: Mike Tyson.

Esta isla estaba tan vacía o más que Mykonos, un agrado tener un lugar tan lindo sin un tumulto de gente. El hotel estaba a distancia caminable de una de las calles principales y distancia caminable del centro. El día que llegamos Mike nos invito a carretear con él. Primero nos quedamos viendo el partido de fútbol que estaban viendo él con sus amigos y luego partimos al Flames bar, un bar bien chico, pero con mucha energía. Ofrecían una polera de regalo con el nombre del bar al comprar varios Jägerbombs (red bull con Jägermeister), un trago que se ha vuelto muy popular y es bastante rico. Consiste en poner un vaso de un shot con Jägermeister dentro de otro vaso más grande al cual se le hecha Redbull y luego al tomarlo éstos se mezclan, si no lo han probado háganlo.



En Ios comimos la comida más rica del viaje. Mike nos recomendó un restaurant llamado Katogi, está en el centro. Pedimos de todo un poco, eran pequeños platos ideales para picotear y compartir. Uno más rico que el otro, tuvimos que volver para poder degustar esa comida nuevamente, y nos acordamos todo el viaje de ese lugar. La hospitalidad del restaurant también era de otro nivel, la niña que nos atendió nos regalaba unos shots cada tanto y tomaba con nosotros. No se pueden perder este lugar si van a Ios. La decoración del lugar también está muy entretenida.


Estuvimos en la playa un buen rato, esa que se ve a mis espaldas en la foto de arriba. Ahí tomamos sol, disfrutamos el agua tibia e hicimos paddle surf: consiste en andar en una tabla de Surf y avanzar con un remo. El agua estaba tranquila por lo que se avanzaba bien rápido.



Un auto es necesario para recorrer la isla y llegar de la ciudad a las playas. También hay buses pero al ser temporada baja demoraban mucho en pasar. Cuando fuimos a recorrer la isla, nos encontramos con un grupo de cabras, todas con un cascabel colgando del cuello. No me había tocado ver tantas cabras con cascabel. Estaba entretenido ya que el moverse producían música agradable.


sábado, 9 de agosto de 2014

Mykonos

Puerto de Mykonos
Mykonos, la primera de las 3 islas Griegas que visitamos. Fuimos cuando la temporada ya había terminado, a principios de Octubre. Por un lado muy bueno: las playas estaban vacías y los precios de los alojamientos eran bajos, por otro lado no tan bueno ya que muchas cosas estaban cerradas y no hay tanto donde elegir, pero el tener una playa con agua tibia y cristalina no tiene precio.  Recomiendo 100% ir en esta época.

En Mykonos nos alojamos en un hotel resort a precio de hostal. Se llamaba Argo hotel, con trago de bienvenida, piscina, jacuzzi y desayuno incluido. Cerca de $13.000 CLP por persona la noche.



Dentro de las cosas que hicimos en la isla, aparte de tomar sol y disfrutar el agua, nos atrevimos a arrendar unas motos. Nunca había andado sola en moto por lo que fue muy emocionante para mi. Bastaba mostrar la licencia de manejar, firmar un papel donde declarabas que sabías manejar una moto (aunque no supieras) y listo. Nos aventuramos a recorrer la isla, entre varios lugares que visitamos llegamos a un farol en el sector llamado Fanari. Desde este lugar se puede apreciar una hermosa vista, vale la pena visitarlo.

Farol de Mykonos en el sector de Fanari

La gracia de andar en moto en este lugar es que puedes andar muchos kilómetros con poca bencina, algo que se agradece cuando hay pocos lugares donde cargar combustible. Además, facilita enormemente la vida a la hora de buscar estacionamiento en los sectores más poblados, las calles son muy apretadas y los estacionamientos suelen estar todos copados.

La ciudad de Mykonos, Jora, es como un pequeño laberinto, recomendable pasear a pie. Se podrán encontrar construcciones de color blanco con uno que otro techo pintado en azul o café. La ciudad está muy orientada a los turistas: restaurantes, tiendas de ropa y souvenirs.

Sector conocido como la pequeña Venecia



Esta isla es la única de las tres que visitamos que cuenta con molinos de viento. Tiene 5 ejemplares. Es un lindo lugar para tomarse fotos y admirar la vista de la pequeña Venecia.



Mykonos tiene una superficie de 85 kilómetros cuadrados y cerca de 11.000 habitantes

Banderas de Grecia

Con la moto que arrendamos y el mar Egeo a mis espaldas

domingo, 27 de julio de 2014

Atenas, una visita rápida

Plaza Monasteraki
En Atenas se puede encontrar de todo, desde construcciones modernas hasta antiguas...bien antiguas. Nuestra visita por esta ciudad fue relámpago, nuestro objetivo era ir a las islas griegas y Atenas era el mejor lugar donde llegar en avión para luego tomar un ferry a estas islas. La visita en profundidad quedará para otro momento, sin embargo alcanzamos a ver bastantes cosas y me dejó con un muy buen sabor de boca para volver en el futuro.

Atenas es famosa por ser la ciudad donde se encuentra la acrópolis, una ciudadela muy antigua, actualmente declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Es el lugar donde está el Partenón y donde se sitúan grandes historias de la mitología griega. La acrópolis se encuentra construida en la cima de un cerro, proporcionando una gran vista de la ciudad: una ciudad muy blanca a diferencia de Santiago que tiene tonos mucho más grisáceos.

Vista de Atenas desde la acrópolis

Teatro de Dionisio

En la acrópolis se están haciendo muchas reconstrucciones, por un lado es bueno porque ayudan a que la historia se mantenga en pie, pero por otro lado ya no sabes si lo que ves es contemporáneo o antiguo, quitándole un poco la magia a la visita. La visita a este lugar está compuesta por varios sectores, no todos en el mismo lugar por esta razón se recomienda ir temprano para que disfruten bien todos los lugares y alcancen a visitarlos efectivamente. Nosotros no fuimos muy temprano y al día siguiente partíamos en nuestra travesía hacia las islas por lo que nos tuvimos que conformar con ver el teatro de Dionisio, el Partenón y el Erecteón, este último fue el que más me gustó. Creo que la vista de las ruinas con el contraste de la ciudad en el fondo fue lo hizo que me gustará por sobre las otras construcciones.


El Erecteón, templo en honor a los dioses Atenea, Polias y Poseidón y Erecteo, rey mítico de la ciudad
El partenón
No todo en Atenas es la acrópolis, luego de visitar este increíble lugar, caminamos sin rumbo y a ratos con rumbo, pero sin seguridad hacia donde estábamos yendo. Pasamos por varios mercaditos y ferias. En los alrededores de la plaza Monasteraki se pueden encontrar muchos lugares para comer, así como puestos que venden artesanías, ropa y frutas. Pasamos a comer en un restaurant que parecía bien famoso, no me acuerdo del nombre, pero estaba lleno de fotos del dueño con artistas famosos que habían visitado su local. Ahí comimos unos gyros con salsa tzatziki (salsa de yogurt con pepino) típica griega, exquisita.

La guinda del día fue subir en la noche al bar del hotel A for Athens, que se encuentra en el último piso del edificio. No te preguntan mucho si dices que vas al bar y puedes subir a admirar una linda vista de la plaza Monsteraki, como la foto de más abajo:

Linda vista de la plaza Monasteraki desde el A for Athens hotel bar 





domingo, 6 de julio de 2014

Tánger


En la Medina de Tangier, muy diferente a Fez y Marrakech

Nos sobraron un par de días en Marruecos por lo que decidimos viajar más al norte a la ciudad de Tánger. Esta está en el limite con el estrecho de Gibraltar y es un destino muy popular para cruzar en barco a España y de España a Marruecos.  

La ciudad cuenta con una medina amurallada y una parte más moderna, muy cerca una de la otra, más que en otras ciudades donde habíamos estado. Para mi la medina es lejos más entretenida que la parte más moderna, pero Fez y Marrakech son mucho más interesantes en ese sentido. La medina en Tánger no es tan tradicional o antigua como en las otras ciudades donde anduvimos, hay construcciones más modernas y circulan muchos más vehículos.

Atardecer en Tánger

La playa de Tánger es muy linda, nos tocó un atardecer precioso. Un cielo con un intenso color azul y morado que duró más de lo esperado. Me gustó mucho poder ver a parejas Marroquíes compartiendo un momento intimo en la playa. Allá no es bien visto que mujeres y hombres anden de pareja, menos en público. Esto tiene su encanto desde el punto de vista del turista, pero me alegro que de apoco estén cambiando y aceptando un rol menos pasivo de la mujer en su cultura.

En las afueras de las grutas de Hércules.

Hay algunas atracciones turísticas en Tánger, una de ellas: las Grutas de Hercules. Unas cuevas a la orilla del mar. Cuenta la historia que el mítico personaje de Hércules descansó ahí luego de haber realizado sus 12 tareas. La entrada a la gruta cuesta cerca de 1 Euro, no les encontré nada especial, pero si andan por ahí por lo poco que vale la entrada no cuesta nada entrar a verlas. La visita dura unos minutos nada más, no hay mucho donde recorrer, te puedes topar con varios artesanos en el camino ofreciendo sus productos. En particular a mi me gustó más las afueras de la grutas, donde habían quitasoles y uno se podía sentar a disfrutar la vista y una bebida o un Tajine (plato típico Marroquí).

martes, 10 de junio de 2014

Chefchaouen, la ciudad azul


Un destino que no se pueden perder! Junto con Marrakech, Fez y el desierto del Sahara, Chefchaouen es de los lugares que DEBEN visitar cuando vayan a Marruecos. Está al norte de Fez y a 2,5 hrs al sur de Tangier.

Famosa por ser la ciudad azul. El pueblo está pintado con diferentes tonalidades de azul y celeste, una tradición que se ha seguido por muchos años desde que los judíos en la década de los 30s pintaron el pueblo de este color. Es un laberinto que deben caminar, cada pasillo es especial.


Chefchaouen es una pequeña ciudad de un poco más de 37.000 personas. Fue construida con el propósito de ser un fuerte para proteger Marruecos de la invasión portuguesa. Es famosa no solo por su tono azulino, sino también por la artesanía que venden, los tejidos de lana son únicos en el país. La zona donde se encuentra la ciudad es conocida por cultivar marihuana, la venden por el nombre de Hashish, una resina compacta producida a partir de las flores femeninas del cannabis. Es ilegal comprar Marihuana en cualquiera de sus formas en este país.



La ciudad de Chefchaouen es de las más limpias que podrán encontrar en Marruecos, realmente llama la atención lo bien cuidados y limpio que tienen cada pasillo. Da gusto.

Durante nuestra estadía alojamos en pensión Souika, muy recomendable cuando busquen un hostal. Bueno, bonito y barato. Incluía desayuno con un jugo de naranja exquisito.
Chefchaouen no vende alcohol en la ciudad, como buena ciudad tradicional musulmana (va contra el Corán tomar alcohol), eso ayuda a crear un ambiente tranquilo, sin peleas callejeras ni gritos en las calles. Es realmente un lugar para relajarse, me habría quedado un día más acá aunque alcanzamos a ver todo en el día y medio que estuvimos en el lugar.


Vista hacia el pueblo de chefchaouen

sábado, 7 de junio de 2014

Moulay Idriss, Meknes y Volubilis

Cerca de Fez hay varios pueblos de interés. Muchos recomendaban Moulay Idriss, Meknes y Volubilis, por lo que decidimos ir a visitarlos. Hicimos un primer intento de ir en tren pero no nos fue muy bien, hay que fijarse bien en los horarios. Al final terminamos yendo en un taxi, no recuerdo bien cuanto nos cobró, era más que ir en tren, pero era algo más cómodo y más fácil para alcanzar a ir a los tres lugares.


Volubilis
Nuestra primera parada fue Volubilis, al lado de Meknes, una de las únicas ciudades romanas en Marruecos. Construida en el siglo III a.C. está parcialmente excavada y ha sido declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Es un lugar bien grande, pueden encontrar gente local ofreciendo tours por el lugar. Personalmente creo que hay ruinas romanas mucho más interesantes en otros lugares del mundo, como unas que visitamos en Ephesus, Turquía. No hay mayores explicaciones sobre las estructuras ni tampoco tantas construcciones como para hacerla una visita que no se puedan perder. En la foto se aprecia una de las estructuras más grandes que se pueden ver en el lugar, no esperen mucho más que eso.

Moulay Idriss

Seguimos a Moulay Idriss es un pueblo construido en dos cerros. Aquí el clima nos cambió de gran manera, mucho más fresco que en Volubilis donde casi morimos de calor. Moulay Idriss es un pueblo muy tranquilo, se nota en la energía de la gente que llevan una vida relajada. Además de ver las casas en estos cerros y pasear por las calles del lugar no hay mucho más que hacer. No es un destino indispensable para visitar.
Hasta el 2005 aquellas personas que no eran musulmanes solo podían visitar el lugar por el día, no podían alojar en el pueblo. A pesar de esta restricción levantada hace poco tiempo, no difiere mucho de otros lugares como uno podría pensar. Ni el pueblo ni la gente se ve más tradicional que otros lugares.

Meknes
Marruecos tiene 4 ciudades imperiales: Marrakech, Fez,  Rabat y Meknes. Esta última fue la capital de Marruecos en su momento, cuando gobernaba Moulay Ismail a principios del siglo XVIII. Meknes es una ciudad amurallada y como tal nombrada como patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Es famosa por los numerosos monumentos y palacios que tiene. Lamentablemente para nosotros esta fue la última para del día, siendo un poco tarde y solo pudiendo visitar una de las puertas del lugar. La entrada a la ciudad funciona como una gran plaza donde la gente socializa, compra y vende cosas y tiene algunas atracciones como encantadores de cobras. Me habría gustado visitar más este lugar, incluso dejarlo como la única parada del día.

En el fondo lo que rescato de estas tres visitas es Meknes, que a mi parecer tiene mucho más para ver y visitar  que los otros dos lugares, a pesar de solo haber visto la entrada.


jueves, 5 de junio de 2014

Curtidurías de Piel, Tenerías en Fez

Curtiduría de piel en medio de la ciudad de Fez

El proceso de curtir el cuero consiste en convertirlo en un material que no se pudra, involucra un serie de técnicas para que quede suave y de distintos colores. Fez tiene varias curtidurías de piel en diferentes lugares de la ciudad, unas más famosas que otras. Existen 4 curtiderías tradicionales en la ciudad, la más grande se llama Chouwara, de donde saqué las fotos que se muestran acá.

Por lo general las curtiderías se ven al visitar algunas de las tiendas que están a su alrededor. Éstas suelen encontrarse en edificios de varios pisos, como parte del atractivo para vender las cosas que tienen ahí te ofrecen pasar al techo para ver donde están procesando el cuero. Vale mencionar que una propina es más que bienvenida por dejarte pasar al techo.



Hay que estar preparado para el olor putrefacto que se siente en este lugar, no es placentero. Personalmente no lo encontré tan terrible como lo pintaban en varios sitio web que leí, pero estoy de acuerdo que no es muy agradable. De todas maneras, para que no se asusten, suelen entregarte algunas hojitas de menta para que las huelas y el mal olor pase desapercibido.


Nosotros conversamos con el dueño de una de las tiendas y con una propina adicional nos permitió pasar abajo y estar más cerca de donde está trabajando la gente. Vale la pena hacerlo si les interesa ver mejor los procesos. El olor que se siente aquí es mucho más fuerte que al estar 3 o 4 pisos arriba para que lo tengan presente.


Tiñendo el cuero

Curtiduría Chouwara

lunes, 2 de junio de 2014

Las afueras de Fez


Cuando estén en Fez, los invito a que salgan de la medina y suban a uno de los pequeños cerros que la rodea. Tendrán una vista única a este lugar. No vayan de noche porque dicen que es peligroso, además que sin luz no podrán ver mucho.


viernes, 30 de mayo de 2014

Vida Social...en Fez


Saliendo de la medina nos encontramos con un espacio abierto, aun dentro de la ciudad amurallada, donde muchas familias estaban compartiendo juntas. El día estaba increíble. Me encantó ver este espacio: Niños jugando, música callejera, carritos de comida, etc. 

En la foto de más arriba se puede ver un juego, había que pagar para poder jugar. Consistía en un palo largo que tiene colgando en su extremo una argolla la cual tenías que hacerla encajar en una de las botellas que están abajo. Diversión pura, no habían premios asociados al juego como uno podría esperar.





Grupo de gente reunida para escuchar a los músicos callejeros