martes, 30 de junio de 2015

Szentendre


Szentendre es un pequeño pueblo al norte de Budapest a un costado del Danubio. Si bien estuvimos solo un par de horas, me gustó mucho. Presentaba una arquitectura muy típica europea, solo casas de hasta 3 pisos máximo. Tenía un orden y una limpieza envidiable. Además de varios museos en particular un par bien extravagantes.

Primero, el museo de mazapán. Una exhibición con decenas de esculturas hechas con kilos y kilos de mazapán. Esculturas desde pequeñas frutas, hasta un detallado parlamento y una escultura de tamaño real de Michael Jackson. Impresionante. Por supuesto no te dan ganas de comer ninguna de esas esculturas que llevan meses y años de exhibición, pero si terminas antojado, antes de salir encontrarás la tienda del lugar donde te puedes deleitar con algunos mazapanes frescos.

El parlamento, 60 kilos, 4 meses en contruirlo
La otra exhibición bien extraña era un pequeño museo de miniaturas, pero miniaturas de verdad. Obras de arte construidas en el ojal de una aguja o en la cabeza de un alfiler. Para apreciar estas obras es necesario mirarlas a través de un microscopio y realmente eran unas obras de arte. Costaba creer el nivel de detalle que uno observaba a través del microscopio y a su vez entender lo diminuto que era lo que estábamos viendo. Fue impresionante y les recomiendo 100% que pasen a visitarlo si andan en Budapest.

Camellos y una piramide creados en el ojal de una aguja

A través del microscopio observamos el detalle de la obra del ojal de la aguja

Nuestros guías, amigos de mi abuelita, Eva y Attila. En una de las calles comerciales de Szentendre

sábado, 27 de junio de 2015

Topkapi Palace



Un hermoso palacio, mucho más lindo que varios palacios europeos en gran parte por la minuciosa decoración de sus paredes y techo.  Lamentablemente no saqué muchas fotos de este lugar porque el lente de la cámara no me servía para sacar una buena foto a estas construcciones que son tan grandes y están tan cerca de uno. Las mejores tomas que tengo son de sus techos que publico aquí, eran para que te diera tortícolis mirando para arriba, me encantó como decoraban cada pieza/espacio, todos diferentes entre ellos.

El palacio de Topkapi cuenta con diferentes sectores que se pueden visitar, varias salas están convertidas en pequeños museos exhibiendo ropas y artefactos de la época. En particular me gustó uno donde mostraban la evolución de los trajes que usaban los sultanes. Así como también el salón que mostraba los tesoros recaudados con el tiempo. En particular yo no soy muy de joyas, pero las cosas que tenían ahí eran muy bonitas y muy grandes, te dejaban con la boca abierta: oro, esmeraldas, diamantes, jade, una combinación y cantidad que no ves muy seguido.

miércoles, 24 de junio de 2015

La Cisterna Basílica


De las cosas que no se arrepienten si no las ven en una visita a esta ciudad, sin embargo la historia que hay detrás es bastante interesante. La cisterna basílica es una de las 60 construidas bajo la superficie de Estambul, siendo conocida por ser la más grande al tener una gran nave central de 143 metros x 65 metros. Construida en el siglo VI, en la época bizantina, demoraron pocos meses para crear este palacio sumergido.

La basílica almacena agua, es como un gran tanque mantenido por cientos de columnas de mármol, 336 para ser exactos. Con sus 9 metros de altura, diferentes fuentes dicen que puede almacenar entre 80.000 y 10.000 metros cúbicos de agua. En la primera foto pueden apreciar que la luz se ve reflejada en el piso y esto es porque la mantiene con un bajo nivel de agua. En su época proveyó agua al gran palacio Constantinopla, entre otros, y más tarde al palacio de Topkapi. Almacenar agua en estas basílicas les proveía una seguridad adicional frente a cualquier ataque que les podía llegar a sus acueductos.
Cientos de años más tarde, ya en la época otomana, la cisterna se dejó de utilizar debido a que empezaron a preferir agua fresca que corriera en lugar de agua estancada.

Este lugar fue convertido en una atracción turística para finales de los años 80. Se construyeron largas pasarelas levemente iluminadas para que podamos pasear alrededor de este lugar y caminar sobre el nivel del agua. No hay más para ver que variaciones de la primera foto que publico acá y por eso creo que es un lugar que se pueden saltar si no tienen mucho tiempo.


En el interior de la cisterna hay dos cabezas de medusa invertidas utilizadas como base para las columnas. Pareciera que atraen más turistas que la cisterna entera. El origen de estas cabezas se desconoce aunque hay un par de teorías. La creencia que sí está más establecida es el porqué de su orientación: dicen que las cabezas están invertidas y mirando hacia los lados para eliminar el poder de la gorgona, un monstruo femenino de la mitología griega, que te petrifica cuando la miras. Existían 3 gorgonas, una de ellas era medusa, la más letal.

domingo, 21 de junio de 2015

Mezquita azul


Construida sobre el lugar que ocupada el gran palacio de Constantinopla, la mezquita azul, también conocida como la mezquita del sultán Ahmed, está ubicada frente a la Hagia Sophia. Tiene una mezcla de arquitectura otomana con elementos bizantinos. Es la única de Estambul que tiene 6 torres en su exterior.


 La mezquita es una gran obra de arte tanto en su exterior como en su interior, pero sobre todo en su exterior, irradiando una grandeza. Para ver su interior, es necesario hacer una cola no menor, pero vale la pena hacerla. Es requerido que todos se saquen sus zapatos y entren solo con calcetines, adentro está todo alfombrado, existiendo un sector donde solo los musulmanes pueden pisa. Mujeres además tendrán que taparse la cabeza con un pañuelo y si no tienen uno les prestarán algo similar en la entrada.


La mezquita cuenta con una gran nave central rodeada de ventanas con hermosos vitrales, el espacio está separado en dos sectores principales solo con una baranda, para aquellas visitas que no sean musulmanes y otra que si. En la foto se muestra una alfombra roja con algunas personas caminando sobre ella, esa es la sección de musulmanes, la de visitas es menos espaciosa y está repleta de gente.


El cielo de la mezquita es otra obra de arte de por si, toda cubierta con mosaicos. Tiene una gran altura y cuelgan de este techo cientos de cables que sostienen unas luces bajas, lo que permite apreciar este cielo.  En sus paredes y en el piso también es posible encontrar algunas recuerdos históricos.

Decorar la mezquita con estos mosaicos tomó mucho tiempo lo que produjo algunas diferencias en la calidad de los azulejos que se utilizaron. El sultán Ahmed designó un presupuesto para esto, sin embargo no contempló que los azulejos irían subiendo de precio con el paso del tiempo, por lo que los sectores que se decoraron al final tienen azulejos de menor calidad que los primeros. Si bien la mezquita está muy bien mantenida, los azulejos y vitrales denotan un desgaste en sus colores, pero para el ojo poco experimentado en este tema, como el mio, no alcanza a apreciar esa diferencia.


En las noches hay un juego de luces muy simple en una fuente de agua ubicada frente a la mezquita. Produce una vista muy linda en contraste con la iluminación de la mezquita misma.

miércoles, 3 de junio de 2015

Hagia Sophia


La historia de Hagia Sophia o Santa Sofía en español, me encanta. Reune la historia de muchísimos años y de diversas creencias en un solo lugar. Esta obra arquitectónica solía ser una iglesia, que fue convertida en una mezquita y posteriormente adaptada a un museo. Cuenta con una nave central muy grande y espaciosa. En el techo y en el segundo piso se pueden encontrar pinturas cristianas y en el fondo se pueden apreciar los símbolos islámicos (levhas). Que símbolos e imágenes de dos religiones diferentes convivan en un mismo espacio y que más encima este espacio sea un lugar de rezos lo encuentro increíble.

Hagia Sophia no siempre se vio como se ve ahora. Tiene ya sobre 1500 años y ha sufrido varias alteraciones. En sus inicios fue quemada y demolida en varias oportunidades y vuelta a construir. Con la llegada de los musulmanes sufrió los cambios más grandes que podemos ver hoy en día que son los las 4 minaretes (las torres que se ven en la primera foto), el mihrab (un nicho semi circular que indica la dirección de la Mecca, también conocido como qibla en árabe) y por último un minbar (una especia de altar donde el líder del rezo, Imam, se sube para hablar).  En la foto de arriba se puede apreciar el mihrad como una pequeña puerta al fondo a la izquierda y un poco más a la derecha se puede ver el minbar que es como una escalerita que deja al Imam un poco más abajo del levha más notorio.
El minbar de Hagia Sophia es uno de los más grandiosos de la época Otomana del siglo XVI.

Plataformas circulares hechas de madera con símbolos islam, llamados levhas.
Existen 8 medallones islámicos colgados en estas plataformas redondas, pintadas con fondo negro y letras doradas. Las dos que están a la izquierda y derecha del mihrab dicen "Muhammed" y "Allah". Las otras 6 plataformas tienen los nombres de parientes cercanos de Muhammed.

El símbolo de la izquierda dice "Allah"

Desde 1935 que Hagia Sophia opera como museo.

Pasillos laterales con mosaicos tradicionales árabes


Mosaicos cristianos, fechado cerca de 1280


En esta penúltima foto se puede ver la mezquita azul desde una pequeña ventana del segundo piso, la cual está ubicada al frente de Hagia Sophia, cruzando una plaza.


Nos tocó un día de lluvia y con la buena suerte de estar alojándonos cerca de Hagia Sophia y la Mezquita Azul, pudimos ver estos monumentos iluminados de noche con las luces reflejándose en el piso. Me encantó.

lunes, 1 de junio de 2015

Estambul


Antiguamente conocida como Constantinopla, muchos creen que Estambul es la capital de Turquía al ser la ciudad más grande del país, con una población de más de 12 millones, y más conocida turísticamente, cuando en realidad la capital es Ankara. Estambul es una de las 3 ciudades del mundo que está en dos continentes al mismo tiempo: tiene una parte en Asia y otra en Europa. Las otras dos ciudades están ubicadas en Rusia y en Kazajistán.

Estambul tiene una mezcla de arquitectura contemporanea y tradicional turca.  Con más de 2500 mezquitas esparcidas en toda la ciudad, es posible encontrarse con varias de ellas mientras uno recorre sus calles. El contraste entre lo moderno y lo antiguo me encanta y hace de esta urbe un lugar muy entretenido para visitar.


Existen muchos lugares a visitar en esta ciudad, varios de ellos los describiré en las próximas publicaciones: mezquitas, palacios y grandes comercios.
Hay diferentes sectores de la ciudad que son recomendables visitar, no solo ir a una atracción turistica en particular. Por ejemplo, el barrio de Taksim, ubicado en la parte Europea de Estambul, cruzando el puente Galata hacia el norte, es un lugar ideal para ir en la tarde/noche para comer y bailar. Tiene una calle peatonal repleta con restaurantes, bares y discoteques.

Con la torre Galata en el fondo
La torre Galata también la recomiendan visitar como mirador de la ciudad, pero hay que hacer una cola no menor para subir a este lugar. El recepcionista del hostal nos dio el dato que cerca de la torre existe un café restaurant que tiene una terraza con mesas en el techo que permite tener una vista casi tan buena como la de la torre, por lo que tomamos esta opción. Buena comida, precios decentes y una excelente vista, se los recomiendo. El lugar se llama Galata Konak Cafe. La primera foto fue tomada desde este lugar.

El puente de Galata

Dividida por el río Bósforo, éstas aguas separan el lado Europeo del lado asiático de la ciudad.  Existen puentes, como el Galata, que cruzan salientes del Bósforo, que se podrán ver plagados de pescadores sobre todo en las mañanas y cerca del atardecer. Bajo ellos, una gran cantidad de restaurantes que ofrecen principalmente platos con pescado fresco directamente del río.  El Bósforo es famoso por la fertilidad de sus aguas y los turcos lo saben, aprovechando esta instancia para arrendar y vender cañas de pescar a locales y turistas.

Un paseo por el río no se lo tienen que perder. Hay muchos barcos y botes que dar pequeños tours que te permiten apreciar tranquilamente la ciudad


De las principales atracciones que tiene Estambul para el turista común es el gran bazar de Estambul, uno de los más grandes del mundo con cerca de 32.000 metros cuadrados para recorrer. Es un gran laberinto de tiendas que ofrece principalmente 7 cosas: relojes falsificados (supuestamente de las mejores imitaciones que puedes encontrar), pañuelos de seda y otros materiales afines, poleras que dicen Estambul, alfombras, mucho cuero (principalmente en chaquetas y carteras), especies y joyerias . Fácilmente puedes pasar todo el día dando vueltas ahí, pero te darás cuenta que las cosas se empiezan a repetir, y es ahí donde empiezas a buscar quién te da el mejor precio. Recuerden siempre negociar los precios.

Uno de los dos puentes colgantes que unen el lado Europeo con el Asiatico