domingo, 29 de septiembre de 2019

Zanzibar - día 1 a 5


Llegamos a la Unguja, la isla principal del archipiélago de Zanzibar, una región semi autónoma que es parte de Tanzania. Nos tomamos un taxi al hotel que estaba ubicado en Matemwe, un pueblo al nor-este de la Isla, conocido por ser más tranquilo y silencioso que otros lugares. Nuestro hotel, o mejor dicho, nuestro hostal estaba ubicado en la playa. Era un quincho y un par de construcciones de madera de hasta 2 pisos. Nosotros estábamos en un segundo piso. Por supuesto, como ya estábamos acostumbrados, el baño no tenía puerta y el agua no era caliente. El hotel lo encontramos bien regular, nos habíamos quedado en mejores lugares por menos plata, aunque entendíamos que al ser isla y estar en la playa los precios subían.

El agua muy trasparente y arena clara. Cuando llegamos al hotel la marea estaba muy alta. Tan alta que si subía un poco más entraba agua al quincho. Nos instalamos con nuestras cosas y salimos a agendar un buceo. Terminamos en Scuba Fish con dos inmersiones por 110 USD y arriendo de traje por 15 USD.  Después de eso buscamos un lugar para comer a la orilla de la playa. Cenamos un pescado a la parrilla muy bueno en Mohammed Bungalows, un hotel que se veía harto mejor que donde nos estábamos quedando nosotros.


Día 2:
Nos levantamos temprano para salir a bucear. A las 9:30 tomamos un bus por media hora que nos llevaría a una playa donde nos subiríamos a una lancha para ir Mnemba Atoll. Mnemba Atoll es una pequeña isla a 3 kilómetros de la costa Unguja, famosa por sus aguas cristalinas y la diversidad submarina que se encuentra ahí.

Volvimos a las 3. Comimos en nuestro hotel un pescado grillado que fue servido con cabeza y todo. Luego de eso descansamos un rato y salimos a pasear por los alrededores.


Día 3:
Queríamos recorrer más lejos, así que arrendamos un auto en el mismo hostal donde nos estábamos quedando. Nos pasaron un auto que con suerte tenía bencina para llegar a la bencinera. Nos cobraron 40 USD las 24hrs y 10 USD el permiso para manejar. La bencina se debía pagar por separado por supuesto.
Llegamos a Kendwa, un sector ubicado al norte de la isla. Famoso por ser más fiestero y también más caro. Almorzamos en un hotel muy pituco, el hotel Werere, con una hermosa vista al mar. La comida no era cara, entre 10 y 17 dólares. Me pedí una hamburguesa que estaba muy buena.

Luego del almuerzo seguimos al hotel Kendwa Rocks que nos habían recomendado mucho. Ellos tienen una playa grande y muy diferente a la playa del lado este. El agua es tranquila, prácticamente no hay oleaje. Usamos unas reposeras del hotel que tenían uso libre siempre y cuando consumieras al menos 10 USD por persona. Tenían buenos tragos y pizzas. Quedamos muy tentados de alojar ahí, pero eventualmente volvimos a nuestro lado de la isla.

En Kendwa la playa era muy turística. Tenía mucha gente tomando sol así como también mucho comercio. Artesanías, pareos y pinturas era lo principal. Para nuestra sorpresa los precios no eran demasiado exagerados y siempre había espacio para una buena negociación.

Día 4:

Agendamos un tour de snorkel y nadamos con delfines en su entorno natural. Fue maravilloso. Íbamos en la lancha a veces andando y a veces esperando un rato y cuando veíamos pasar a los delfines nos lanzábamos al agua y tratábamos de seguirlos. Grupos de 5 hasta 10 o más delfines.

Terminado el snorkel volvimos a Kendwa y decidimos quedarnos una noche ahí aunque saliera caro. Dormimos como los dioses. Tenían un desayuno buffet muy completo y rico.


Día 5:
Último día en la isla antes de emprender vuelo de regreso a Chile. Fuimos a Stone Town donde teníamos la última noche de alojamiento. Stone Town es la ciudad principal de Zanzibar y la más antigua. Tiene medinas como las ciudades antiguas de Marruecos. Llenas de pasillos angostos y muchos comercios. Lo mejor de todo es que no olían mal, en Chile habría estado pasado a baño. Qué triste es nuestra cultura.


Si bien hoy Zanzibar es famoso por sus playas y aguas cristalinas, hace muchos años atrás era conocido por el gran mercado de esclavos que se llevaba a cabo. Recién en 1876 se logró prohibir este comercio gracias a los esfuerzos e intervención de los Ingleses. El museo de la esclavitud es algo que no se pueden perder si van. Con una mezcla de infografías modernas, narran toda la historia de lo que fue esta práctica en su época hasta la realidad que vivimos hoy en día con la esclavitud moderna. 



¿Esclavitud moderna? me pregunté yo cuando llegué a la última infografía, si ya no existe la esclavitud. FALSO. Trabajar en condiciones inhumanas, por sueldos que con suerte te permiten vivir, es considerado esclavitud moderna. Sin dejar de lado que la trata de personas aún funciona en el mercado negro.

En el museo pasamos a un lugar que era como una celda donde mantenían a los esclavos hacinados por varios días. Sin comida y sin un lugar para ir al baño, los esclavos debían hacer sus necesidades en un espacio donde ni siquiera podían pararse erectos. Aquellos esclavos que lograban sobrevivir luego de varios días ahí eran vendidos como esclavos fuertes.


Otro lugar que visitamos que estuvo bien entretenido e interesante fue el mercado de horticultura. Básicamente una feria de frutas, verduras y otros bienes. Tenían torres de pan y algunas frutas exóticas como el jackfruit, por mencionar algunas cosas que me llamaron la atención.









En la noche fuimos a una plaza donde había un mercado nocturno de comida. Tenían de todo. Desde anticuchos de camarones y carne, a frutas varias y panqueques con Nutella. Buenos precios y bien rico.



En la mañana antes de irnos nos dimos una última vuelta por la ciudad. Fuimos al mercado a la orilla del río donde estaban vendiendo peces frescos recién sacados del agua. Impresionante la cantidad de gente que encontramos ahí





Y con esto finalizó nuestro viaje por Africa. No sabría decir qué me gustó más. Con gusto volvería a todos los lugares visitados. Las experiencias vividas fueron muy diferentes a otros viajes.



domingo, 20 de agosto de 2017

Tarangire - día 10 en Tanzania


El parque nacional Tarangire se llama así por el río que lo cruza.  Está a aproximadamente 3 horas de Arusha, y muy cerca del parque nacional Lago Manyara que visitamos al principio.

El tener este río, el parque goza de mucha fauna, en especial de Elefantes que les mostraré más adelante, pero también nos encontramos con girafas, cebras y ortos animales de menor tamaño.

De los primeros animales que nos encontramos fueron un gran grupo de ñus.


                                         
El parque Tarangire se caracteriza por tener grandes migraciones de Ñus y de Cebras entre los meses de Junio y Noviembre.


La vida promedio de una cebra silvestre es de 30 años, pero siempre dependerá de los depredadores y de la abundancia de agua y comida. A diferencia de otros animales, en cautiverio suele vivir más llegando a un promedio de 40 años.

Son animales que viven en grupo, con varias hembras y machos, pero siempre con un macho alfa. Si alguna cebra se quiere aparear con una hembra, deberá desafiar al jefe de la manada. Superado este desafío, el periodo de gestación de las crías es de 1 año.


Otro animalito que divisamos fue la mangosta congregada, muchas veces dicen que es el animal que inspiró al personaje de Timón de El Rey León, otros dicen que es la suricata, pero las suricatas son de la familia de la mangosta, así que ambos están bien. En lo personal creo que se parece más a una suricata. Estos animalitos son curiosamente carnívoros, pueden llegar a vivir en promedio 20 años (al menos en cautiverio, de manera salvaje no se sabe) y su periodo de gestación es de 77 días.



Los elefantes por otro lado son unos animales majestuosos, pero lamentablemente están muy amenazados por el tráfico ilegal de marfil. Si bien hay grandes campañas contra estas actividades (elephant poaching en inglés) aun existe mucho tráfico, aunque según estadísticas de diferentes sitios el porcentaje ha ido disminuyendo lentamente.


La amenaza hacia los elefantes fue identificada en los años '90 cuando notaron una baja en casi 2/3 de la población de elefantes en solo 8 años. Luego entre los años 2006 y 2015 notaron nuevamente una disminución de más de 2/3 de la población.



Desde entonces han implementando acciones para reducir este problema lo que involucra acelerar procesos judiciales frente a los casos encontrados, subir las penas y las sentencias a los criminales y el uso de tecnología como seguimiento vía satélites y drones.


Los países que más demanda tienen de marfil son China y Vietnam. En China, hasta diciembre de 2017 el mercado del marfil era legal, lo que obviamente hacia muy atractiva la caza en Africa para llevar el marfil para allá. Luego de 2 años de campaña, China accedió a prohibir el mercado legal y con ello cerrarías varias fábricas y talleres. Sólo está permitido vender antigüedades


El parque Tarangire es sin duda un parque que deben visitar si van a Tanzania. Disfruté los elefantes como nunca. Me encantan estos animales.


Con esto terminamos nuestro paseo por Tanzania continental y nos quedan nuestros últimos días en nuestro próximo destino.


sábado, 19 de agosto de 2017

Ngorongoro - día 9 en Tanzania

El Ngorongoro es un área protegida a casi 2 horas de Arusha. La gran atracción del lugar es que está ubicado en una caldera y por eso lleva el nombre del cráter. Una caldera es una baja en terreno que se produce cuando se escapa toda la magma en una erupción volcánica.


El Ngorongoro tiene mucha más vegetación que los otros parques que visitamos. Desde el 2009 ya no pueden habitar personas y han reubicado a los Maasai que antes solían vivir ahí. Por lo que las fotos que ven de las aldeas es de afuera del área de conservación.



El nombre del crater viene del sonido que producen los cascabeles de las vacas y que en Maasai le llaman ngoro ngoro.


En la entrada del parque habían muchos babuinos, también conocidos como Papio. Adultos y cachorros se acercaban a los autos para ver si podían robar algo de ellos o bien si los turistas les daban algo. Pudimos estar a pocos metros de ellos, pero no hay que confiarse, son rápidos y ligéramente agresivos sobretodo cerca de los más jóvenes. Tengan cuidado y mantengan siempre su distancia para no tener ningún problema.



Pudimos observar grandes grupos de Ñu (wildebeest in inglés). Me hace imaginar cómo se vería la escena en plena época de inmigación, seguro maravillosa. Según Google, la migración de los Ñu al Serengeti ocurre a finales de Noviembre y Diciembre, una vez que las lluvias comienzan.



Vimos grandes grupos de cebras, más grandes que en el Serengeti. Nos tocó una escena muy linda donde las cebras parecían estar jugando entre ellas y se revolcaban en la tierra. Hay una teoría que las rayas de las cebras sirven para que regulen mejor su temperatura corporal. Según un estudio, en aquellos lugares más calurosos tiene menos rayas y son más claras y delgadas, mientras que en lugares más fríos las rayas son más abundantes y cubren casi todo el cuerpo del animal.


Pudimos ver más hipopótamos que en cualquier otro parque que visitamos. Hipopótamos tomando sol y refrescándose en el agua.

 


De los animales que nos faltaba divisar era el rinoceronte. Por la radio nos avisaron que parece que habían visto a uno y corrimos hacia el área donde podía estar. Estuvimos un buen rato buscando y nuestro guía nos apuntó a lo que parecía un pixel en el visor de la cámara y nos dijo que era muy probable que ese fuera un rinoceronte... la verdad es que solo lográbamos ver un pixel café o gris así que no lo contamos como un avistamiento de este animal. Quedó pendiente para el próximo viaje a África.


La diversidad y la densidad de la fauna en este parque superó mis expectativas. Pensando que habíamos visto lo mejor en el Serengeti no había llegado esperando mucho y disfruté demasiado los gandes grupos de ñu y de cebras. Es un parque que no se pueden perder si visitan los alrededores de Arusha, Tanzania.


viernes, 18 de agosto de 2017

Serengeti día 4 - día 8 en Tanzania


Nos levantamos bien temprano para salir del parque y seguir a nuestro siguiente destino, el área de conservación de Ngorongoro, pero antes nos quedaba este último día. No demoramos poco en salir del parque, sobre todo porque nos deteníamos mucho tiempo a tomar fotos.



Pudimos ver unas hienas de muy cerca y con el hocico con sangre. Estaban bien gorditas así que no había duda que habían comido hace poco... o estaban preñadas.


Las cebras son de mis animales favoritos. Son hermosos sus diseños de rayas.


Nos encontramos con grandes grupos de leones, leonas y sus cachorros. Tranquilos descansando y disfrutando el día.



En un momento una de las leonas se levantó y caminó por entremedio de los autos que estaban detenidos alrededor de ella. Dio un poco de miedo, imposible negarlo, con la agilidad con la que cazan a sus presas y la poca protección con la que cuentan los jeep de turismo, en cualquier minutos nos podíamos ver atacados por una leona y no habríamos tenido forma de defendernos.





jueves, 17 de agosto de 2017

Serengeti día 3 - día 7 en Tanzania



Tercer día en el Serengeti, mañana ya nos toca emprender camino a nuestro siguiente destino por lo que hoy si tenemos suerte, podríamos ver un rinoceronte. El último de los "Big 5" de Tanzania que nos falta por encontrar. El término "Big 5" (los 5 grandes en inglés) viene de hace muchos años atrás, consideran los 5 animales más dificiles de cazar a pie. Si bien ahora estos animales están protegidos de la caza ilegal, siguen siendo un gran atractivo para el turismo y trata de ser uno de los objetivos de los safaris. Los 5 animales que comprenden este grupo son: leones, rinocerontes, elefantes, leopardos y búfalos. 



Es frecuente encontrar grupos de cebras, pero hay que ser muy cuidadosa y moverse lento ya que estos animalitos son muy asustadisos y si bien se ven muy tranquilos, están siempre muy alertas y listos para salir corriendo.


Nos encontramos con esta chita descansando en una sombra mientras observaba a dos gazelas. Me pregunto si ellas habrán notado que había un depredador tan cerca de ellas.


La vista de los grupos de elefantes los encuentro magestuosos. Estos enormes animales son muy amenzados por la caza furtiva por el gran valor que tienen sus colmillos. Según un artículo de la CNN, en los últimos 40 años el 90% de los elefantes de Tanzania han muerto debido a este comercio ilegal. Quedando hoy en día menos de 15.200 ejemplares. 


Esta lagartij de colores rojo y azul/morado la encuentro hermosa. Tuvimos el honor de encontrarla en varias oportunidades. Es muy ágil, pero si te mueves lento sin intimidarla es posible acercarse bastante y tomarle una buena foto.



Nos encontramos con montones de Hyrax de roca cerca de donde almorzamos. Si bien parecen ratones o conejillos de indias, sus parientes cercanos son elefantes y manatíes, ¡increíble! Esto por los dedos que tienen en las patas, sus dientes y sus esctructuras craneales.  Existen 3 tipos de Hyrax, los que habitan en rocas, arboles y arbustos. El que nos encontramos nosotros es el de roca, el más común en Tanzania. Sus patas están hechas para escalar roca y su orina se cristaliza de un color blanco sobre ella, por lo que es fácil encontrar sus madrigeras.



Encontrarse con 2 leones machos no es muy recurrente y tuvimos la suerte que verlos un buen rato mientras cruzaban la sabana. 


Nos explicaron que una forma de reconocer a distancia si un leopardo es hembra o macho es observando la posición que toman arriba de los árboles. Si el Leopard se echa sobre el tronco on las dos patas traseras hacia un lado o no con una cada lado, entonces es macho (los testículos le molestan en la otra posición).


La mangosta es un animal común del Serengeti, sin embargo no es tan fácil divisarlo probablemente por su menor tamaño y por que tiene muchos depredadores. Como dato rosa: estos pequeños animalitos son inmunes al veneno de la cobra real múltiples anticuerpos antihemorragicos y antineurotoxinas que tienen en la sangre. Lo que hace a la mangosta uno de sus depredadores. De todas maneras no hay cobras reales en África, estas son más de Asia, aunque en Tanzania si habitan Mambas negras, también catalogadas dentro de las serpientes más mortales del mundo. Por suerte no nos topamos con una.


No tuvimos la suerte de encontrar un Rinoceronte, seguimos con la esperanza de lograrlo.