lunes, 27 de abril de 2015

Capadocia - De mis ciudades favoritas

Atardecer en Capadocia

De mis ciudades favoritas de este viaje, Capadocia, está más o menos en el centro de Turquía y se caracteriza por sus formaciones montañosas muy especiales. Les recomiendo que se queden unos 5 días acá por lo menos, para poder apreciar todo lo que tiene para ofrecer y lo hay a su alrededor. Es una ciudad que aun conserva lo clásico y tradiciones turcas. Dicen que todavía quedan un par de personas que viven en cuevas. Lo encuentro increíble y mágico.

Me encantó que a pesar de ser un lugar muy turístico aun conserva el aspecto de pueblo. Puedes caminar fácilmente por el lugar y disfrutar las diferentes tiendas y restaurantes. De todas maneras tener un auto acá no viene mal ya que hay mucho lugares cercanos que se pueden visitar y es mucho más cómodo llegar a ellos si se cuenta con transporte propio.

De lo más increíble y recomendado de este lugar es el paseo en globo que sobre vuela la ciudad, esto quedará para una entrada separada por lo increíble que es.



Nos quedamos en un hotel que trataba de asemejar una pieza en una cueva, todo muy nuevo y moderno, nos impresionó. Se llamaba Falcon Cave Suites, buen precio, buena atención y rico desayuno.
De los primeros lugares que visitamos fue una agrupación de cuevas en las montañas donde la gente solía vivir.  Aun se pueden reconocer las puertas, ventanas y decoraciones de las murallas. La entrada a este lugar es gratuita y puedes recorrer libremente por el lugar


Capadocia también cuenta con el museo "al aire abierto" de Göreme, un recorrido que se hace a través de varias cuevas y que está debidamente señalado con la historia del lugar. Se parece un poco a lo que puedes visitar de forma gratuita y que muestro en las fotos de arriba, con la diferencia que no en el lugar de arriba no hay información de las habitaciones y debes adivinar lo que ocurrió en cada lugar.

Formación rocosa con forma de Camello


Existen muchos valles que se pueden visitar para hacer trekking. Cada valle se caracteriza por tener diferentes formaciones rocosas.  Fuimos al valle rojo y valle de las rosas, su nombre proviene del color de las rocas y se pueden encontrar varias cuevas en el camino. También caminamos por el valle de la paloma y el valle del amor o chimeneas de hadas, este último toma su nombre por la forma que tienen sus formaciones rocosas.



Muy cerca, se puede visitar la ciudad subterránea de Derinkuyu. No apto para claustrofóbicos. Es de las más profundas (60m) y más grandes del mundo. Son muchísimas escaleras que hay que bajar/subir y muy angostas. Por lo general se deben esperar turnos para que baje y suba la gente porque no entran dos filas de personas. La experiencia es única. A pesar de estar tan profunda, la ventilación es impresionantemente buena todo a través de los túneles de ventilación de la época.
Se cree que albergó cerca de 20.000 personas y sus animales.



Recorriendo llegamos a una punta de Capadocia donde encontramos un mirador con 3 árboles curiosamente decorados: uno lleno de bolsas, otro lleno de tinajas de greda y otro repleto de amuletos  azules de ojos turcos


El primer árbol estaba tapizado por pequeños pedazos de bolsas plásticas amarrados por cada una de las ramas.
Lo más extraño de todo es que frente a estos 3 árboles también habían 2 aliens fabricados con lo que parecía ser una mezcla de plástico y papel maché. Una combinación muy extraña. Traté de buscar si esto tenía algún significado pero no encontré nada...


Otra interrogante fue el árbol de al lado, lleno de vasijas de greda. Tampoco di con ningún significado.
El único que tenía cierto sentido fue el tercer árbol, el que estaba cubierto de amuletos azules:


El ojo turco es un amuleto que protege contra la mirada envidiosa de otros. La creencia viene de que los ojos son lo más expresivo del ser humano y por donde salen todos los malos sentimientos. Por un par de liras podías comprar un ojo turco y colgarlo en el árbol.


No hay comentarios.: