domingo, 26 de enero de 2014

¡Salam Marruecos!

Encantadores de cobras en la plaza Jemma el Fna de Marrakech

"Bienvenidos, bienvenidos a Marruecos ¿de donde sois? Bienvenidos" - Así te puede saludar cualquier persona mientras caminas por la calle. Y ocurre muy a menudo. 

Marruecos está al norte de Africa. Es un país que aparenta ser bastante tranquilo, donde la religión principal es el Islam. Los idiomas oficiales son el árabe y el francés, por lo que el traductor offline de Google para smartphones les será una muy buena compañía si no hablan francés. De todas maneras, al estar tan cerca de España, podrán encontrar que gran parte de la población habla español e incluso inglés. En particular, nos tocó que casi el 100% de la gente de Marrakech, Fez, Chefchaouen y Tangier hablaban en español y varios también en inglés. Sorprendentemente, en Rabat, la capital, y en Casablanca, otra de las grandes ciudades de Marruecos, no hablaban estos idiomas sino solo árabe y francés (y algunos ni siquiera francés).

Escritura en arabe

La parte más entretenida de todas las ciudades, para mi gusto, son las medinas. Estas son las ciudades antiguas, amuralladas. Son un laberinto de calles, casas, mezquitas, puestos de comida y locales comerciales.  Muy entretenido perderse ahí, pero si no te quieres perder también se pueden contratar guías para que te paseen o puedes recibir ayuda de algún niño de la zona y luego le das una propina.

Un gato descansando sobre ruinas

Así como en Valparaiso hay una plaga de perros callejeros, Marruecos cuenta con una plaga de gatos, sobretodo en las medinas. Es impresionante la cantidad de gatos que puedes ver. Realmente llaman la atención. 

La religión principal del país es el Islam y se pueden encontrar innumerables mezquitas tanto dentro de la Medina como en la ciudad nueva. Cada mezquita está equipada con un alto parlante que se usa para llamar a la gente a rezar cada día, las 4 o 5 veces que deben rezar en el día. Esto incluye un llamado a las 4:30am así que cuidado con buscarse un hostal u hotel muy cerca de una mezquita porque seguro los despiertan.

Vista de una mezquita desde la plaza Jemma el Fna en Marrakech

A las mezquitas solo pueden entrar musulmanes, los turistas pueden mirar desde afuera y sacar las fotos que quieran de lo que se ve desde la puerta. A las mezquitas entran sin zapatos y éstas están completamente cubiertas por alfombras rojas con ciertos diseños árabes. A simple vista pareciera que todas las mezquitas utilizan el mismo tipo de alfombra, pero eso no se si sea verdad.
También es común encontrarse con gente que saca sus propias alfombras y rezan en su tienda o en el hostal. Todas las estaciones de tren y aeropuertos están equipados con una sala para rezar debidamente alfombrada.
Otra cosa que les puede llamar la atención es la falta de alcohol en los lugares y esto es porque el islam lo prohibe. En las medinas no se puede encontrar una tienda que venda alcohol, en las ciudades nuevas es más probable, pero igual no es tan bien visto y las botillerías cierran muy temprano, no como en Chile. 

La tienda de un herborista en Marrakech

A lo largo del viaje de 13 días que hicimos por este país aprendimos algunas palabras que son útiles para la interacción diaria:
"Salam" o "Salam malecum": esto es un saludo como decir "hola", la segunda frase se suele usar entre musulmanes por lo que nos dijeron que usáramos esa para irnos a la segura. 
"La”: Significa "No"
"Shucrán": "Gracias", esto se puede usar en combinación para decir no gracias: "La, shucrán".
“Yala!": "Vamos!"
"Balak": esto se escucha mucho en los pasillos de las medinas y es porque te debes correr y salir del camino porque viene algo grande. Puede ser un carrito o un burro. 

Un tema importante a la hora de visitar este país son las mujeres. Sobretodo en las medinas, podrán ver mujeres vistiendo unas batas largas que llegan a los tobillos y que cubren hasta las muñecas. Prácticamente todas con un pañuelo en la cabeza para taparse el pelo. Otras un poco más extremas vestirán guantes y se taparán la cara desde la nariz hasta cubrir todo el cuello. Y otras más extremas aun que además de lo anterior tienen un velo medianamente transparente que les cubren los ojos. Todo esto bajo 33 grados de calor (e incluso más en verano). No se como lo logran. 
Para recorrer las medinas es recomendable usar un pantalón o falda que cubra al menos hasta las rodillas y una polera con poco o nada de escote y ojalá que tape los hombros. También se recomienda usar zapatos cerrados porque algunas medinas no son muy limpias y con la cantidad de gente que circula se puede recibir más de un pisotón.



Marruecos es un lugar increíble. Muy diferente a otros países que había estado. Primer país al que voy donde el Islam es la religión principal y se nota en la cultura. Me encantó y sin duda volveré en el futuro. En las próximas entradas les detallo qué hicimos en cada ciudad.

No hay comentarios.: