domingo, 29 de noviembre de 2015

Comienza la aventura en el Amazonas

Volamos hacia Leticia, en el extremo sur de Colombia, donde nos esperaba Joel, nuestro guía por el Amazonas. Alojaríamos una noche en este pueblo para luego iniciar nuestra aventura por el gran canal. El calor y la humedad del lugar era impresionante, completamente diferente a Bogotá. Joel nos fue a buscar en un taxi y una moto, así nos llevaba a todos al hotel. De primera nos llamó la atención que no tenían agua caliente para bañarse, pero en realidad con el calor que hacía se agradecía la frescura del agua fría. Luego de una ducha, de comer y una buena noche de descanso estábamos listos para iniciar nuestro viaje.

Arriba de la lancha, listos para iniciar la aventura

Botas de goma, linterna, repelente para mosquitos, una pequeña mochila con ropa de cambio para los 4 días que estaríamos viajando, cámaras varias, comida y mucha agua. Con eso estábamos listos para partir nuestra aventura.

Partimos al río y nos subimos a una lancha junto con un par de coolers para llevar la comida y de Juan nuestro chofer para la lancha. En pocos minutos de nuestra partida nos encontrábamos en la frontera con Perú y Brasil. Mirábamos para un lado teníamos Colombia, para otro Perú y un poco más lejos a Brasil. No había ningún control fronterizo, la gente podía ir y venir como se le diera la gana. 


Frontera con Perú
Nuestro primer destino sería la reserva natural Victoria Regía, a unos 20 minutos de Leticia. Conocido por ser una reserva con las plantas de loto más grandes del Amazonas. Supuestamente un niño pequeño puede subirse sobre ellas y éstas no se van a hundir. Dependiendo de la época del año se podrá encontrar más o menos agua, pero siempre se podrá recorrer el lugar a través de una pasarelas.

Lotos Gigantes

La visita también incluía un acercamiento con dos Guacamayos uno rojo y otro azul. Hermosas aves. Un símbolo de Leticia, los podrán encontrar en los variados souvenirs del pueblo. Son bien amistosos mientras les des comida, nosotros les dimos unos pedazos de pan, si de les acercas sin comida te podrían sacar un dedo, el pico que tienen es muy muy fuerte.

Están actualmente en peligro de extinción. 


Con mis amigos los Guacamayos
En esta oportunidad, Joel también nos presentó el fruto del Huito, el cual tenía un líquido transparente en un inicio, pero al par de minutos, una vez que se oxida, se vuelve negro. Lo usan para pintarse y hacerse tatuaje naturales. No es necesario mezclarlo con nada, simplemente dibujar sobre la piel con palito es suficiente para que la marca quede ahí por algunos días. Puede durar entre 5 hasta incluso 10 días, dependiendo de cuánto te refriegas al bañarte.

Tatuaje con Huito

No hay comentarios.: