miércoles, 2 de diciembre de 2015

La Isla de los Micos


Seguimos por el amazonas para dirigirnos a nuestro siguiente destino: La isla de los micos. Joel, nuestro guía, nos cuenta que antiguamente en esa isla se solían hacer experimentos con relación a la malaria, por lo que algunos monos aun podrían tener la enfermedad. Esta información no fue muy agradable de saberla pocos minutos antes de llegar a la isla, pero al menos fuimos advertidos. 



Camino a la isla nos topamos con vegetación que no habíamos visto antes. Nos encontramos con unos árboles que tenían unas cosas rojas colgando. Al parecer es otra planta parásito que vive de ciertos árboles. Me gustó como se veían.



Para entrar a la isla hay que pagar una entrada de 30.000 pesos colombianos, cerca de 10 USD. Luego te acompañan unos guías del parque y te hace caminar un par de metros dentro de la isla cuando empiezan a llamar a los monos. Los monos ya saben a lo que vienen y los guías te pasan unos pequeños plátanos a medio pelar para que los monos te salten encima y coman desde tu mano. Es asombroso, puedes llegar a tener 15 monos encima, ni te das cuenta cuando tienes tantos arriba. Se vuelven locos por los plátanos. A medida que se te acaban se van alejando, pero no dudan en volver si les muestras otro.




La visita no debió durar más de 1 hora. Quedamos con el pelo y la ropa llenos de plátanos y no tendríamos ducha en los próximos días, pero no importaba, lo pasamos demasiado bien. Pegotes y felices. 

Una vez que se terminó la bolsa de plátanos te prestan unos lavamanos para que te limpies un poco. Ahí tratamos de lavarnos un poco el pelo, el cual no se secó hasta la noche debido a la humedad del ambiente.



No hay comentarios.: