miércoles, 7 de mayo de 2014

Fez


¡Increíble ciudad! Tienen que alojar en la medina para poder experimentar la verdadera vida marroquí. Me encantó estar acá. Algunos lo encontrarán muy parecido a Marrakech y por supuesto cuenta con cierto parecido pero aun así se sentía diferente, no sabría explicarles porqué, pero me encantó visitar esta ciudad. Hay algo en la tranquilidad y en la cultura que viven que me gustó. 

Fuente de agua
Nos quedamos en el hostal Dar Rabha, muy buena ubicación y con desayuno incluido! El tradicional pan árabe y te.  En el hostal nos ayudaron a conseguir un guía por medio día que nos pasearía por la medina y nos contaría algunas cosas del lugar. Realmente sin un guía hay cosas que no tienes como saber, por ejemplo, nos hizo notar la disponibilidad de llaves de agua que son públicas y están disponibles en diferentes pasillos de la medina para que la gente tenga acceso a agua para su casa, para lavar y para lavarse las manos cuando tengan que rezar. Todas estas fuentes están decoradas con los clásicos mosaicos marroquíes. Con diseños muy interesantes y con un trabajo que no se darían en ninguna otra parte, cada pedazo tallado a mano.

Mezquita
Alguna de las cosas que nos enseñó el guía:

Las puertas de las casas dicen mucho de la familia que vive adentro. Algunas de ellas tienen doble puerta, la más chica para el uso diario y la más grande para las fiestas. 

Fachada con doble puerta
Ventanas para las mujeres:  En Marruecos vive una sociedad bien machista donde reprimen a las mujeres. No pueden mostrar su rostro o brazos a otros hombres y muchas veces ni las dejan salir de la casa. Por eso existen estas balcones/ventanas, actualmente están en desuso, pero el propósito es permitir a las mujeres mirar hacia afuera sin que la gente, en particular hombres, las puedan ver a ellas.

Ventanas para que mujeres puedan ver hacia la calle


No hay comentarios.: