sábado, 16 de agosto de 2014

Ios

Vista desde el Ios Resort 

Llegamos a la isla de Ios donde nos fue a buscar Mike, el dueño del hotel donde nos íbamos a quedar. Era un hombre muy musculoso, tomaba nuestras mochilas como si nada, quedamos todos con la boca abierta, era como Hercules. Llegamos al hotel: Ios Resort donde nos estaba esperando un perro gigante, un pastor alemán que parecía un oso. Era el perro de Mike, Tyson. encontramos genial el nombre en combinación con el de su dueño: Mike Tyson.

Esta isla estaba tan vacía o más que Mykonos, un agrado tener un lugar tan lindo sin un tumulto de gente. El hotel estaba a distancia caminable de una de las calles principales y distancia caminable del centro. El día que llegamos Mike nos invito a carretear con él. Primero nos quedamos viendo el partido de fútbol que estaban viendo él con sus amigos y luego partimos al Flames bar, un bar bien chico, pero con mucha energía. Ofrecían una polera de regalo con el nombre del bar al comprar varios Jägerbombs (red bull con Jägermeister), un trago que se ha vuelto muy popular y es bastante rico. Consiste en poner un vaso de un shot con Jägermeister dentro de otro vaso más grande al cual se le hecha Redbull y luego al tomarlo éstos se mezclan, si no lo han probado háganlo.



En Ios comimos la comida más rica del viaje. Mike nos recomendó un restaurant llamado Katogi, está en el centro. Pedimos de todo un poco, eran pequeños platos ideales para picotear y compartir. Uno más rico que el otro, tuvimos que volver para poder degustar esa comida nuevamente, y nos acordamos todo el viaje de ese lugar. La hospitalidad del restaurant también era de otro nivel, la niña que nos atendió nos regalaba unos shots cada tanto y tomaba con nosotros. No se pueden perder este lugar si van a Ios. La decoración del lugar también está muy entretenida.


Estuvimos en la playa un buen rato, esa que se ve a mis espaldas en la foto de arriba. Ahí tomamos sol, disfrutamos el agua tibia e hicimos paddle surf: consiste en andar en una tabla de Surf y avanzar con un remo. El agua estaba tranquila por lo que se avanzaba bien rápido.



Un auto es necesario para recorrer la isla y llegar de la ciudad a las playas. También hay buses pero al ser temporada baja demoraban mucho en pasar. Cuando fuimos a recorrer la isla, nos encontramos con un grupo de cabras, todas con un cascabel colgando del cuello. No me había tocado ver tantas cabras con cascabel. Estaba entretenido ya que el moverse producían música agradable.


No hay comentarios.: