miércoles, 31 de julio de 2013

De La Junta a Coyhaique


A 28km de La Junta se puede pasar al Parque Nacional Queulat, de 154.093 hectarias. Muy recomendado, pero decidimos dejar para otra visita (junto con la reserva nacional Futaleufú).  Luego, 27 km pasado Queulat, podemos llegar a Puyuhuapi, un pueblo pesquero cuyo nombre significa "isla de los puyes", un tipo de pez. Aquí solo nos quedamos un par de horas, pero conversando con unas amigas que nos hicimos en el camino, debimos habernos quedado mucho más. Para ellas este pueblo fue uno de los lugares más lindos que visitaron. Nos recomendaron visitar el bosque encantado del parque Queulat. Si bien lo saltamos, lo menciono para que se tenga en cuenta en futuras visitas.

Siguiendo de Puyuhuapi nuestro objetivo era llegar a Coyhaique/Puerto Aysen/Puerto Chacabuco para reservar un tour a  la laguna San Rafael.


Sin considerar los diferentes desvíos que tiene el camino, no hay mucho para visitar desde Puyuhuapi hasta Coyhaique excepto por una increíble vista que te acompaña todo el camino. Si bien he recibido comentarios como "es lo mismo que vienes viendo hace rato", no parece así, no deja de impresionarte. Toda esa naturaleza es increíble y al menos a mi me hacía sacar una sonrisa cada vez que veía por la ventana.

A pocos kilómetros de Puyuhuapi, unos 45 km aprox, comienza la Cuesta Queulat: 23km de innumerables curvas por un cerro con vegetación muy tupida. Si bien la guía Chiletur dice que son "17 curvas amplias y bien trazadas" parecen mucho más y el camino no se siente muy amplio cuando va o viene un bus. Me encantó el camino, pero lo encontré un poco peligroso, sobretodo para los pasajeros de los buses que andan sumamente rápido por el camino. También nos tocó camiones que andaban muy lento y era sumamente difícil adelantarlos pero de todas maneras prefería eso a toparme con un camión a toda velocidad en contra.


No deja de asombrarme la vista. Son cerca de 200 km desde Puyuhuapi hasta Coyaique: increible el camino. Además que en cierto punto del camino, el ripio se convierte en pavimento, haciendo más ameno y rápido el traslado. 

Recorrimos un poco Coyhaique y luego seguimos a Puerto Aysén, donde nos indicaron que debíamos seguir hasta el puerto Chacabuco para ver el tema del rour a la laguna San Rafael. Ahí pasamos al hotel que se encargaba de los paseos, era un hotel de 4 o 5 estrellas que administra al katamarán que lleva a estos campos de hielo. Ahí nos dieron la triste noticia que no quedaban cupos para subir al barco, y el monto a pagar era cercano a los $200.000 pesos chilenos por cada uno por el paseo de todo el día.
Un poco tristes, ahora debíamos buscar alojamiento. 


Ni en Coyhaique ni en Puerto Aysen logramos encontrar alojamiento a la hora en la que estábamos llegando, que no era demasiado tarde por lo demás, pero lo suficiente para que los diferentes hostales ya estuvieran cerrados. Por ello decidimos continuar nuestro camino hacia el sur y afortunadamente no mucho más allá dimos con un camping al lado del río Simpson. Se llamaba Camping Las Torres del Simpson. Recuerdo que no era muy barato, pero se entendía porque: tenía un gran quincho techado, con mesas, cocinas a gas (con gas), baños y duchas con agua caliente, electricidad e internet (y un computador a disposición). El dueño era un Español llamado Nacho, que se dedicaba a producir lechugas orgánicas. Muy buena onda, nos ayudó a decidir donde debíamos ir después y también nos ayudó a encontrar un tour más barato a la laguna San Rafael. También nos enseñó cómo cultiva sus lechugas todo el año en sus 5 o 6 invernaderos que tenía detrás del camping. 

No hay comentarios.: