martes, 30 de junio de 2015

Szentendre


Szentendre es un pequeño pueblo al norte de Budapest a un costado del Danubio. Si bien estuvimos solo un par de horas, me gustó mucho. Presentaba una arquitectura muy típica europea, solo casas de hasta 3 pisos máximo. Tenía un orden y una limpieza envidiable. Además de varios museos en particular un par bien extravagantes.

Primero, el museo de mazapán. Una exhibición con decenas de esculturas hechas con kilos y kilos de mazapán. Esculturas desde pequeñas frutas, hasta un detallado parlamento y una escultura de tamaño real de Michael Jackson. Impresionante. Por supuesto no te dan ganas de comer ninguna de esas esculturas que llevan meses y años de exhibición, pero si terminas antojado, antes de salir encontrarás la tienda del lugar donde te puedes deleitar con algunos mazapanes frescos.

El parlamento, 60 kilos, 4 meses en contruirlo
La otra exhibición bien extraña era un pequeño museo de miniaturas, pero miniaturas de verdad. Obras de arte construidas en el ojal de una aguja o en la cabeza de un alfiler. Para apreciar estas obras es necesario mirarlas a través de un microscopio y realmente eran unas obras de arte. Costaba creer el nivel de detalle que uno observaba a través del microscopio y a su vez entender lo diminuto que era lo que estábamos viendo. Fue impresionante y les recomiendo 100% que pasen a visitarlo si andan en Budapest.

Camellos y una piramide creados en el ojal de una aguja

A través del microscopio observamos el detalle de la obra del ojal de la aguja

Nuestros guías, amigos de mi abuelita, Eva y Attila. En una de las calles comerciales de Szentendre

No hay comentarios.: