jueves, 29 de agosto de 2013

Patagonia Sin Represas



Existe un plan para crear una gran hidroeléctrica en el sur de Chile. Para esto hay gente que está a favor y gente que está en contra de este proyecto. Por un lado, una hidroeléctrica de este tamaño proporcionará un suministro considerable de energía en el sur y sobre todo para Santiago, el problema es que para lograr esto implica realizar muchos cambios al medioambiente, alguno de ellos:

- Se construirán represas que inundarán muchos sectores implicando que familias tendrán que trasladarse a otros sectores y a los animales se les cambiará su hábitat.

- Será la ruta más larga sin vegetación. Los cables de alta tensión irán desde la Carretera Austral hasta Santiago.

- Cuando se crear represas, el agua se detiene y los sedimentos que son  arrastrados decantan, produciendo que a la hora de abrir las compuertas, el agua que pasa por ellas sea limpia, afectando así a la flora y fauna que vive después de estas puertas ya que el agua no contará con los nutrientes y alimentos que necesitan los otros organismos para seguir viviendo.

- La construcción de una represa de este tamaño implica una cantidad de trabajadores enorme. Si bien por un lado, se estarán entregando trabajos a miles de familias hay que pensar que se deberán construir albergues, hospitales, colegios y mucho más para que estas personas cuenten con un ambiente adecuado ya que por la duración del proyecto no solo vivirán los trabajadores en la zona sino también sus familias. Los pueblos existentes no darán a basto con esta migración. Además, los trabajadores y sus familias no tendrán la cultura sureña, provocando probablemente innumerables destrozos y ensuciando los caminos y bosques.

Conversando con gente de la zona, nos topamos con dos opiniones contradictorias sobre el proyecto:
La primera persona fue una señora de Caleta Tortel, ella nos comentaba que con la llegada de los electrodomésticos a la zona, la turbina que tienen ya no les da a basto y deben tener cortes programados de luz, por lo que a ella si le gustaría contar con una hidroeléctrica que les pueda proporcionar electricidad de manera constante. Además, en Caleta Tortel viven mucho del turismo, por lo que los negocios tendrían más movimiento con la llegada de todos los trabajadores.
Por otro lado, hablamos con Guido, el guía de pesca que contratamos en Puerto Bertrand, él nos comentaba que no quiere la hidroeléctrica porque los trabajadores pondrán sus casas alrededor del pueblo, destruyendo la tranquilidad que hay en la zona y además afectarán la vida del río ya que existirá más pesca en la zona.

En mi opinión, lo que comenta la señora de Caleta Tortel tiene otras soluciones alternativas y menos invasivas que una hidroeléctrica tan grande. La Carretera Austral es hermosísima y no debería ser alterada por nada.

Les recomiendo que vean el documental Patagonia Rising. Producido Estados Unidos y Chile el 2011.

No hay comentarios.: