viernes, 30 de enero de 2009

Perdida en Mitaka

Día 6: 30/01: Mitaka, área universitaria
(pronto postearé el día 5 que me salté, pero será posteado en el orden cronológicos de los eventos, es decir, antes de este.)

[Afuera de la estación de trenes: Mitaka]

Hoy nos tocó ir al barrio de la universidad de la Ryoko, ICU, en Mitaka. Mientras ella iba a clases me propuse salir sola al mundo japonés. Un poco de adrenalina corrió por mi cuerpo "tendré que arreglarmelas sola al fin". En realidad era una de las cosas que más quería hacer llegando, poder salir y hacer lo que se me antojara y ver como podía arreglarmelas en un país donde a duras penas hablo su idioma (para los que no saben tomé un año de japonés cuando estaba estudiando en California, pero luego de un semestre sin práctica mucho se olvida, pero se recuerda con facilidad)


[Un pequeño templo en medio de dos calles]

Muy bien, acompañé a la Ryoko hasta su clase y luego tomé mi propio rumbo. Tenía como 3 horas para deambular por el área, pero antes de cualquier cosa debía cumplir una misión que me propuso la Ryoko: debía encontrar y comprar 2 plátanos para el desayuno.

Empecé a caminar, libro de idioma lonely planet en mano y acompañada con una buena música de mi iPod. Caminé y caminé hasta que llegué a una tienda 99yen (kyukyu store) algo así como un todo a mil. La Ryoko me dijo que en Japón nunca se parten los racimos de plátanos, o los compras de a uno o en racimos tal cual vienen.... mi misión era comprar 2 plátanos, ni más ni menos. La razón: la fruta es muy cara allá, si vas a comprar, compra lo justo y necesario... Para mi "felicidad" la tienda tenía plátanos en racimo...mmmmm... ¿Qué hacer?... preguntaré si es que venden de a uno!..oooh sii... me aventuré a mi primer diálogo en japonés. Se mueren lo nerviosa que me puse, pero me hice entender bastante bien (según lo que me dijo la Ryoko después).
Lamentablemente, sólo tenían el racimo de plátanos, pero la señorita se disculpó como 3 veces y me preguntó si no me serviría llevarme el racimo (o eso le entendí al menos). Qué maravillosa encontré esta cultura, tan preocupados por el respeto y la satisfacción de sus clientes.
En fin... terminé por llevarme el racimo de plátanos si es que querían saber el final de la historia...no eran muy grandes de todas formas así que no iban a sobrar.


[Una angosta calle de doble via]

Seguí con mi odisea individual... caminé y seguí caminando... siempre recordando y anotando las calles por las que me metía para poder volver a la hora donde la Ryoko.
Encontré una tienda de zapatos en liquidación muy buena, la verdad es que no estaban caros, era poco menos que el precio chileno, lo cual me sorprendio, pero no compré nada. ¿Saben qué hice? Seguí caminando y explorando el área... muy lindo todo, ordenado, limpio, aunque muy vacío. Casí no se veía gente en la calle, aunque le podemos echar la culpa a la lluvia.
Y bueno, ya era hora de volver así que me fui en dirección de regreso a ICU... y con mi suerte, me perdí y terminé en la cresta de la loma... resulta que tomé una calle que se curvaba y daba vueltas por todo el lado de la universidad, pero no pegadito pegadito así que no sabía que estaba caminando al lado de ella.... cuando ya aparecí caminando en lo que parecía ser una autopista me empecé a preocupar. No había ni un alma en la calle y no tenía dónde encontrar un teléfono para llamar a la Ryoko y avisarle que estaba perdida y que llegaría un poco tarde... Lo bueno es que estaba en Japón, así que por más tarde y oscuro que sea (eran como las 7.30) no tenía miedo de que me asaltaran o violaran...
En fin... llegó un minuto que -gracias a D'os- encontré a un señor esperando la micro y le pregunté hacia donde estaba la U, resultó que entre tanta vuelta y vuelta estaba justo afuerita de la U, pero por el otro lado y no había entrada ahí. Tanto no le entendí al señor, eso lo supe después cuando vi el mapa, pero el me indicó hacia dónde estaba la puerta... ahora ya no caminaba, ahora corría y corría para no llegar demasiado tarde donde la Ryoko, aun tenía tiempo para llegar, pero no mucho. Después de correr unos 15minutos sin parar lo logré y a la hora! Nadie creería que soy chilena.

[A falta de espacio hay que ingeniárselas]

2 comentarios:

Pelusa dijo...

Jaja! Buenisima tu aventura!
Lo que pasa es que, aunque seas latina, cuando estas en un mundo donde tu tiempo y el de otros importa de a de veras, te vuelves puntual sin remedio.
Felicidades! Yo tarde mucho mas en salir y enfrentarme solita al idioma. Por suerte, tenia un poco mas de tiempo de estudio que tu, pero igual el primer choque siempre pone los nervios de punta. Que alegria cuando sientes que lo que has estudiado te sirve para algo, verdad?
Saludos!! Y bienvenida nuevamente!

Leonardo dijo...

}huy que entretenido seguro hacer una plática con un Japonés es difícil si es que no hablan nada de ingles y tu solo un poco de Japonés y que hayas corrido 15 minutos jajaja eso si que es algo yo creo que tienes una buena condición jajajaja Hay te juro moría de ganas de acompañarte seguro es un país igual de increíble como su gente... alguna vez te comente que si admiro una cultura es la de los japoneses y un tanto es porque le tienen mucho respeto a su cultura no son como lo que yo veo en México que nadie se preocupa por lo que hace solo lo hace y ya no aportan nada mas... creo que la vida y las actividades van más allá de el hecho si no a trascender mas aportando hasta lo último .