lunes, 14 de diciembre de 2015

Día 3 en el Amazonas

Nos levantamos, desayunamos y nos fuimos a pescar pirañas. Si, pirañas. Y no son como las muestran en las películas como "Anaconda", no éstas al menos. Son bastante tranquilas aunque si les gusta mucho la carne. Llevamos un poco de pescado y lo tiramos al agua para atraer a las pirañas, luego colocamos unos gusanos de carnada. Usamos unas cañas rústicas, solo unos palitos de madera con un poco de hilo. Logramos pescar varias y tuvimos un par de dedos ensangrentados causados por mordidas de piraña. La mandíbula de estos animales es muy muy fuerte y los dientes más filosos imposibles.
Nos llevamos un par de pirañas para almorzarlas, muy sabrosas debo decir. Son flaquitas, por lo que te tienes que comer un par para quedar satisfecha. 




Luego de la pesca y el almuerzo empezó a llover de forma torrencial. Así es el Amazonas. Logramos llegar al hospedaje sin empaparnos. Con el calor que hace no es problema mojarse, solo hay que tener presente que con la humedad que hay la ropa no se seca muy fácil. A la hora empezó a salir el sol nuevamente 



Volvimos a salir en la lancha, paseamos un buen rato por los canales hasta que dimos con una tala de árboles que estaban transportando por la corriente del río. Los llevaban a un gran aserradero de la Forestal Yanquerana al costado del río donde procesan la madera y luego la cargan en un barco para distribuirla. La carga y el transporte se hacía toda a mano, sólo para el procesamiento tenían máquina, era una combinación de la tecnología de hoy en día y de cómo se hacía hace 50 años atrás.





Seguimos paseando y visitando otros pueblos a los costados del río tanto en el lado brasileño como en el peruano. Había mucha vida, mucho comerciante. Almacenes y ventas de diferentes cosas. 



Y con esto terminamos nuestra visita por el amazonas e iniciamos regreso al pueblo de Leticia. Joel nos acompaño esa noche para recorrer el pueblo y el comercio nocturno.

Joel es un gran personaje y un extraordinario guía. Ha vivido muchas cosas y ha sido guía de grande y peligrosas expediciones donde se han perdido vidas y donde incluso él ha estado a punto de morir un par de veces. Ha sido atacado por alacranes y culebras venenosas. Ha liderado expediciones de National Geographic por varias semanas. Tiene montones de historias para contar. Hay mucho que se puede aprender de él. A cualquiera que quiera visitar el Amazonas se lo recomiendo como guía, ya sea por una corta visita de 3 días como para visitas más extensas.
Fue una experiencia inolvidable.





No hay comentarios.: