martes, 12 de abril de 2016

Trinidad a Cayo Coco - Dia 6


Nos levantamos tarde, mis compañeros de viaje salieron en la noche y yo aproveché de reponer todas mis energías. Hablamos con Ronaldo y le pedimos que nos consiguiera un taxi que nos pudiese llevar a Cayo Coco, donde habíamos reservado 2 noches en un todo incluido. 

Teníamos un par de horas para pasear antes de partir a los Cayos. Durante el paseo noté la cantidad de perros callejeros que habían en Trinidad, a diferencia de La Habana, donde no recuerdo haber visto uno. Me pregunto porqué será...

Como brunch pasamos por un helado en la heladeria Dulce crema. Me pedí una ensalada tropical: helado con fruta por 2 cuc. No le tenía mucha fe, y resultó mucho mejor de lo que esperaba. 
Para almorzar, volvimos a Oyún y Yemayá. Jesus comió langosta por 7 cuc y nosotras ropa vieja. Incluyendo un agua y papas fritas comimos los 3 por 20 cuc. Muy barato.


Tomamos un taxi a Cayo Coco, nos salió 100cuc para los 3. Este no tenía aire acondicionado como el anterior, pero con las 4 ventanas abiertas no sufrimos tanto.

La llegada a cayo Coco está bien controlada por policías y guardias. Tuvimos que presentar pasaportes para poder pasar al sector. Nos indicaban que antiguamente Cubanos no podrían pasar, solo turistas. Ahora no están tan pesado, pero igual hay mucho control. Pasando el check point comienza un largo pedraplén, un camino artificial construido para conectar los cayos con el continente hace unos 18 a 20 años. Hay gran vegetación a ambos costados de la autopista una vez que se llega a los cayos. Esta vegetación, muy tupida, no permite ver el mar a los costados ni a los hoteles que están prácticamente uno al lado del otro.


Llegamos al hotel y no lo podíamos creer, el Meliá Jardines del Rey, un hotel resort de 5 estrellas que conseguimos a 67cuc la noche, todo incluido. Parecíamos unos sudacas, no lo podíamos creer. Hicimos el check-in, nos dieron un coctel de bienvenida y nos llevaron a la pieza en un carrito. El hotel tiene al menos unos 16 edificios (bungalows) nos tocaron habitaciones en el tercer piso. Dos de ellas mirando hacia la piscina. Amplias piezas, aire acondicionado, agua y bebidas a disposición en el mini bar, tele con tv cable, una caja fuerte y mucho más.



El botones que llevó nuestro equipaje nos comentó que el era ingeniero informático y que trabaja en el hotel por propinas, porque su sueldo es de 12 a 15 cuc al mes y como ingeniero gana mucho menos. Es impresionante la diferencia de vida de los lugares donde habíamos estado y este hotel, todo lujoso y mucho derroche sobre todo en comida y bebidas. Te hace sentir mal y me parece increíble que permitan lugares así y prediquen un discurso tan contradictorio a un par de kilómetros de ahí.

La piscina se puede usar hasta las 18hrs, pero nos dijeron que si no hacemos ruido podemos meternos igual. Tipo 20hrs estábamos metiéndonos a la piscina, exquisito. Agua tibia y no hacía frío.

Al rato fuimos a comer, para posteriormente ir a la playa. Increíble estar echada a la luz de la luna, viendo las estrellas y escuchando el mar.




Andan muchos, muchos mosquitos, no hay que olvidar llevar repelente

2 comentarios:

Jonathan Perez dijo...

Me puedes recomendar donde comprate el todo incluido a ese precio, pofavooor

Marisol Acuña dijo...

Hola @Jonathan Perez. El todo incluido se compro en una agencia de viajes en la La Habana