sábado, 12 de agosto de 2017

Maasai Cultural Village - día 2 en Tanzania


Los Maasai son un grupo étnico nilótico, grupo étnico que se extendió por el valle superior del Nilo, Uganda, Kenia y Norte de Tanzania. Hablan el idioma Maa y por ello se llaman Maasai: los que hablan Maa.

Nuestro segundo día en Tanzania lo pasaríamos en un lugar llamado "Olpopongi, Maasai Cultural Village", una aldea Maasai para turistas, muy bien lograda con 9 casas de barro y muy cerca a otras aldeas Maasai de verdad. No lo deben tomar como una aldea de verdad porque se van a decepcionar, pero es lo más cercano que pueden estar sin ir más lejos ni invertir muchos días del viaje para tener contacto con los Maasai y aprender de su cultura.


Te dan la bienvenida con un juguito y un baile típico, que fue lo más forzado que vimos. Eramos los únicos turistas en el lugar y era un poco incómodo que nos hicieran el show solo a nosotros. Nos da la bienvenida Edward, un Maasai joven de 23 años, envuelto en una sábana africana, roja con cuadros negros, también conocida como Shuka en swahili. Notamos que anda con un reloj occidental de plástico, decorado con muchas mostacillas de colores.

Las casitas estaban hechas casi iguales que las originales, sin electricidad y con unas pequeñas ventanas (hoyos en la pared) de unos 10cm x 5cm para que entre algo de luz y ventilación. Tenían pequeñas almohaditas para tapar esas ventanas en la noche, ya sea para que no entren los mosquitos o la luz en la mañana. Las camas estaban hechas en un catre de ramas y a diferencia de las camas de las aldeas de verdad estas tenian un pequeño colchoncito en vez de hojas para que no sea dan duro. Eran mucho más cómodo de lo que suena, dormimos realmente bien, además que teníamos un silencio absoluto que era lo máximo.



Los baños son compartidos y están en una casita igualmente hecha de barro. Las duchas son occidentales, pero están a la intemperie, rodeadas por un muro de barro de metro y cuarenta de alto. Para mi sorpresa tenían agua caliente, la cual calientan en un termo con leña. Les encargo el frío que da con el viento cuando ya apagas la ducha y te tienes que vestir, pero tampoco insufrible.


Luego de dejar nuestras cosas y ducharnos, porque estábamos muy empolvados y sudados, fuimos al centro de la aldea donde comeríamos, esto significaba caminar solo algunos pasos de nuestra cabaña. En general las aldeas siguen una configuración similar: Las casas forman una especie de circunferencia, por fuera de ellas hay un cerco hecho con ramas de acacia para impedir que animales salvajes entren y ataquen a la gente o a los animales, y dentro del círculo de casas hay otra circunferencia más, hecha con ramas de acacia que delimita el lugar donde se va a comer y donde se hacen las fogatas y rituales.


Para comer nos prepararon una especie de pan pita parecido a una pizza a la piedra, con algo de tomate y cebolla encima, ensalada de repollo con salsa de yogurt, ensalada de pepino con salsa de yogurt, brochetas de pollo y vacuno, pure de papas. Había más comida de la que podíamos comer, era todo muy rico. Las personas que servían la comida eran Maasai, aunque con todo lo que se veía en realidad siempre entraba la duda si eran Maasai de verdad o actores que se disfrazaban, pero eran de verdad.


En la mañana nos levantamos y desayumos cerca de las 8am. Un desayuno contundente bien bueno. La actividad que seguía era una resumida clase de historia y cultura de los Maasai. Posteriormente iríamos a la casa de la mujer más vieja de la aldea quien nos invitaría tomar un te con ella antes de almorzar y partir a nuestro nuevo destino.


CULTURA Y TRADICIONES MAASAÏ

Los Maasai son considerados semi nómades y están autorizados a trasladarse libremente entre las fronteras de Tanzania y Kenya sin necesidad de pasaporte ni control fronterizo. Son admirados por su capacidad de conseguir y cultivar comida en el desierto, así como también vivir en armonía con los animales salvajes.


Los Maasai son en su mayoría polígamos, siguiendo su tradición de creencias Maasai, sin embargo con la llegada de los misioneros a África, hay un buen grupo que se apega a las creencias cristianas y son monógamos. Para los Maasai polígamos, los matrimonios son arreglados por los padres del novio y los jefes de la tribu, sin la opinión de la madre ni de la novia. Este arreglo en general es entre familias de diferentes aldeas de manera de generar alianzas y preservar la amistad entre familias. La forma en que escogen el arreglo es por lo general con una familia que conozcan y sepan la ascendencia, de esta forma saben que es una buena familia así como también asegurarse que no haya incesto. Lo que nos pareció más curioso es que el acuerdo lo hacen con frecuencia con mucho tiempo de anticipación, incluso antes de que los novios nazcan: las familias se juntan y acuerdan que en 16 o 20 años más sus hijos se casarán. No es necesario que sea con el primer hijo que nazca después de esa conversación, puede ser el segundo o tercero, pero quedará uno reservado con anticipación. El novio tendrá que pagar a la familia de la novia entre 35 y 40 vacas para casarse con la mujer.


La relación polígama que tienen es bien amplia en cuanto a reglas. Cada mujer tiene su propia casa y el hombre va turnándose donde dormir. Si la mujer está embarazada, el hombre no pasará la noche con ella durante el embarazo y un tiempo luego de haber tenido la guagua. Si una mujer no puede tener guagua, le puede pedir la guagua a otra mujer a cambio de 1 vaca. Por otro lado, si el marido muere, la mujer no puede volver a casarse, pero puede tener hijos con otros hombres ya sean solteros o casados. Tener amigos con ventaja no es algo que lo vean de mala manera.

Los Maasai también practican la circuncisión como ritual para pasar de ser un niño a un adulto o guerrero joven, esto alrededor de los 18 años. La prueba para pasar a ser un guerrero adulto es no llorar mientras realizan la circuncisión...sin anestecia. Luego del procedimiento los visten con una túnica negra la cual usarán por varios meses mientras se recuperan y decorarán su cabeza con plumas. Si lloró o gritó durante la ceremonia sólo podrá usar plumas grises, pero si fue fuerte podrá usar plumas de colores. Se pintan la cara con una pintura blanca hasta que termina el periodo de recuperación.


También practican la cliterodectomía o mutilación femenina donde se les remueve el clítoris a las mujeres. Según entendemos esta práctica ya no está permitida o bien la realizan con mucho menor frecuencia que antes ya que no pueden controlar las prácticas de todas las aldeas Maasai.

PASEO POR LOS ALREDEDORES

Nuestro guía Maasai, Edward, tenía un muy buen inglés, en parte una de las razones por las que dudaba que fuera un verdadero Maasai y obviamente no se le podía preguntar si era un actor o no, aunque siempre nos daban a entender que era realmente un Maasai.



Fuimos a caminar por los alrededores de la aldea, los cuales eran bastante secos, pero con vegetación baja. Esward iba vestido con su vestimenta maasai, una lanza en una mano, un bastón en la otra y con zapatos hechos a partir de neumáticos de motos. Nos enseñó algunas cosas como por ejemplo nos mostró el árbol de la acacia el cual se llama en inglés wait-a-bit y hace referencia a cualquier árbol o arbusto con espinas. Lo usan para hacer cercos, pero además tiene una savia blanca que la utilizan para la mala digestión y los gases.
También nos presentó el árbol Euforbia Candelabria que en la práctica tiene un parecido a una araucaria mezclada con un cactus. Es muy duro por lo que lo usan como pilares para las casas. La sabia es muy ácida y quema la piel por lo que la usan para hacer tatuajes.


Salvadora persica utilizada para la higuiene bucal al masticas sus ramitas que son muy fibrosas. Además las hojas las utilizan para curar la malaria.

Commiphora Africana:  utilizan la sabia como repelente de mosquitos y para la sequedad de la piel.

Y por último, la acacia de espinas verdes la utilizan para hacer te.

Por otro lado también vimos algunos montículos de tierra que eran creados por las termitas. Los masai utilizan esta tierra y la mezclan con agua, caca de vaca u cenizas para hacer un tipo de barro y ponerlo por fuera de las casas como una pintura. A diferencia de otras culturas, son las mujeres las encargadas de contruir las casas, los hombres se encargan de traer los pilares para sostenerla


No hay comentarios.: